Honduras vende primer bono global

LONDRES Y NUEVA YORK. Honduras vendió su primer bono internacional a pesar de que uno de los bancos suscriptores se retiró en el último minuto debido a las preocupaciones en torno a las ejecuciones hipotecarias del país a los inversionistas.

La venta subrayó el inmenso apetito incluso por la deuda más riesgosa del mercado emergente.

El Deutsche Bank y Barclays han sido encargados de gestionar la edición inicial, pero el banco de Reino Unido abandonó el acuerdo después de expresar malestar sobre una demanda pendiente que inicialmente no estaba incluida en la documentación de las ventas, dijeron dos informantes sobre el asunto. Ambos bancos se rehusaron a hacer comentarios.

El acuerdo enfrenta otros desafíos. Moody’s en febrero presentó una perspectiva negativa sobre la ya débil clasificación de Honduras de B2, cinco niveles en territorio “basura”, citando “la débil colecturía, la limitada flexibilidad fiscal, el débil control del gasto y las crecientes proporciones de deuda”.

El endeudamiento del gobierno es relativamente bajo y el crecimiento económico ha quedado estable desde la crisis financiera de 2008-09.

La política hondureña también es volatil. Un golpe de estado en el 2009 depuso al anterior presidente Manuel Zelaya y el actual presidente Porfirio Lobo Sosa parece determinado a perder frente a un candidadto populista de izquierda en las elecciones del próximo noviembre.

Sin embargo, las irregulares finanzas gubernamentales, la incertidumbre política y la salida de un agente de cálculo fueron superadas por la fuerza de la demanda por los bonos del mercado emergente.

Los US$500 millones de bono amortizable del país, con vencimiento en el 2024, fueron vendidos en un 7.5%, en un acuerdo que fue aproximadamente 2.5 veces suscrito, de acuerdo a las personas cercanas a la oferta. La guía informal del precio antes de la enmienda a los documentos de los bonos indicaban un rendimiento de un 7 por ciento.