Hong Kong Disneyland ofrecerá aletas
de tiburón en sus restaurantes

ISLA DE LANTAU, HONG KONG (EFE).- Meses antes de abrir sus puertas, el nuevo Hong Kong Disneyland se encuentra en el centro de las iras de los ecologistas, que no toleran que sus responsables vayan a ofrecer en sus restaurantes la tradicional sopa de aleta de tiburón, un animal que está en serio peligro de extinción.

El parque temático, que comenzará a operar el próximo 12 de septiembre, ofrecerá esta exquisitez en bodas y actos especiales, exclusivamente a petición de los comensales, que deberán pagar hasta 200 euros por mesa.

Disney alega que la sopa de aleta de tiburón es parte inseparable de la mejor gastronomía cantonesa y se defiende diciendo que los mejores restaurantes de la ciudad la ofrecen, a precios exorbitantes, como plato delicado.

“Hong Kong Disneyland se toma muy en serio su papel de promotor del medio ambiente, pero somos igualmente sensibles a la cultura local”, declaró ante los medios la portavoz del parque, Esther Wong.

Frente a estas afirmaciones, algunos influyentes grupos ecologistas, como World Wildlife Fund (WWF) o Greenpeace, han manifestado su estupor al ver cómo los creadores de la película “Buscando a Nemo” son capaces de fomentar la desaparición de este animal.

Con cierta ironía, Martin Baker, de Greenpeace Hong Kong, declaraba ante un diario local que “¿Cómo puede la misma compañía que produjo ‘Buscando a Nemo’, con su mensaje de que la vida marina está bajo amenaza, apoyar un comercio que es insostenible y cruel?”

Por su parte, portavoces de WWF en Hong Kong manifestaron que “una compañía del calibre internacional de Disney debería ocupar el liderazgo en materia de consumo sostenible, y estar al corriente de que los tiburones están rápidamente alcanzando el nivel de sobre-explotación”.

Según algunos estudios, entre el 50 y el 85 por ciento del comercio mundial de aletas de tiburón proviene de Hong Kong, mientras que 56 de las 262 especies de tiburones que existen en el mundo sufren peligro de desaparición.

Y de acuerdo con los grupos ecologistas, el parque temático estará contribuyendo a provocar un desastre ambiental si no saca de sus cartas el popular caldo.

Uno de los platos más buscados y refinados de la cocina cantonesa, la pasión de los hongkoneses por las aletas de tiburón provoca cada año la muerte de millones de estos gigantes.

A muchos de los tiburones que se capturan para preparar la famoso, los pescadores se limitan a devolverles al mar después de cortarles la aleta, sin la que son incapaces de sobrevivir. El consumo de aletas de tiburón es ilegal en muchos países.

datos sobre el parque

El parque de Disney en Hong Kong, cuya fecha inaugural fue seleccionada por un grupo de expertos en el ancestral arte chino del “Feng shui”, espera recibir unos 5,6 millones de visitantes durante su primer año de operaciones, un tercio de los cuales llegarán desde China continental.

Será el más barato del mundo y el precio de las entradas de los adultos girará en torno a 45 dólares estadounidenses (35 euros) los fines de semana. Por primera vez, el principal propietario de uno de estos parques será el Gobierno de Hong Kong, que espera recaudar 19.000 millones de dólares (15.037 millones de euros) en los primeros 40 años de operaciones del parque, según datos del gobierno regional.