Hongos medicinales

Estimada Dra. Jiménez: Me han dicho que hay ciertas variedades de hongos que se pueden conseguir ahora en muchos supermercados, que tienen propiedades medicinales, especialmente anti cáncer. ¿Podría decirme cuáles son y las propiedades de cada uno? María Estela.

Estimada María Estela: Cincuenta de las 38.000 especies de hongos han sido clasificados como portadores de propiedades medicinales, de acuerdo al investigador chino Cun Zhuang, PhD.

Los hongos son ricos en vitaminas, minerales, aminoácidos y fibra, y bajos en grasa.

En los últimos 20 años se han publicado muchos estudios que indican el valor de algunos de estos hongos en el tratamiento del cáncer, anti virus, y en general, para reforzar el sistema inmune, además de sus propiedades nutricionales.

En el Oriente se han utilizado por miles de años, como parte de su alimentación y como tratamiento para muchos padecimientos.

A continuación enumero algunos de los hongos que han sido más estudiados:

– Maitake (Grifota frondosa)

El hongo Maitake crece en el noreste del Japón, Asia, Europa y la región este de Norteamérica. Ha sido utilizado por la cultura oriental por más de 2.000 años.

A principios de los años 80, el especialista japonés en hongos, Hiroaki Nanba, de la Universidad Farmaceútica de Kobe, estudiaba varios hongos medicinales y llegó a la conclusión que los polisacáridos presentes en el Maitake, tienen una estructura única y posen la mejor actividad anti tumoral en estudios con animales, que cualquier otro hongo. Además, demostró su actividad, dado por vía oral, que ofrece gran ventaja para un posible tratamiento en humanos.

El hongo Maitake también se ha utilizado para el tratamiento de la hipertensión, diabetes, colesterol elevado (hipercolesterolemia), obesidad y hepatitis B. Sus efectos antivirales contra el sida, fueron demostrados en 1992 por el Instituto del Cáncer de Estados Unidos.

Algunos estudios preliminares sugieren su potencial de trabajar en conjunto con quimioterapia, para disminuir efectos secundarios en estos pacientes, como la pérdida de cabello, dolor y náuseas.

El hongo se puede encontrar ahora en su forma fresca y seco en las tiendas de productos orientales, o en forma de suplementos nutricionales en polvo, cápsulas o extractos líquidos en las tiendas de productos naturales.

[b]Shiitake (Lentinula edades)[/b]

El hongo Shiitake es nativo de Japón, China y Corea, y ahora cultivado en todo el mundo.

Es una fuente excelente de aminoácidos, proteínas vegetales, vitaminas B6, B12 y D2, hierro, tiamina, niacina y riboflavina. Se conocen sus propiedades para mejorar la respuesta del sistema inmune, anti viral, anti bacterial y posiblemente como agente anti cáncer, asociado a la presencia de un polisacárido llamado beta glucano.

Contiene más de 50 enzimas, incluyendo pepsina y tripsina, que ayudan en la digestión y asparginasa, utilizada en el tratamiento de la leucemia en niños.

El hongo Shiitake se puede encontrar en las tiendas de productos orientales en su forma natural, y puede ser utilizado en diferentes platillos culinarios. También se puede comprar en forma de suplemento (cápsulas) en las tiendas de productos naturales.

[b]Reishi (Ganoderma Lucidum)[/b]

El hongo Reishi es muy conocido en China y Japón, y en los últimos 20 años has sido objeto de numerosos estudios clínicos que han demostrado sus propiedades anti envejecimiento y en padecimientos del corazón y pulmón. Y como estimulante del sistema inmune porque contiene polisacáridos naturales que ayudan a mejorar la respuesta, especialmente en pacientes VIH seropositivos y el virus de Epstein Barr, asociado al Síndrome de fatiga crónica. En algunos estudios se ha demostrado su ayuda para disminuir el tamaño de los tumores malignos.

El Reishi no tiene muy buen sabor para ser utilizado en platillos culinarios. Es amargo, sin embargo algunas personas lo preparan en forma de té, con endulzante, para quitarle el sabor amargo. Se encuentra en el mercado en forma de cápsulas o tabletas.

[b]Algunos consejos para la prevención del cáncer[/b]

Para mejorar la alimentación y evitar los tóxicos, hormonas, pesticidas y químicos, que pueden contribuir en la aparición del cáncer, tenemos que volver a la dieta de nuestros ancestros, con alimentos naturales.

Evite alimentos procesados, frituras y alimentos con aceites parcialmente hidrogenados.

Aumente el consumo de frutas y vegetales frescos (preferiblemente orgánicos).

La carne roja debe de ser de animales que no fueron alimentados con hormonas y antibióticos, lo mismo se aplica al pollo.

Coma pescado por lo menos dos veces por semana.

Quizá todo esto le parezca muy complicado, pero en realidad no lo es. En casi todos los supermercados podemos encontrar ahora alimentos orgánicos, y carnes libres de hormonas, si usted las busca.

Para más información. Visítenos en: www.solomujeres.com