Hospital Darío Contreras repleto de pacientes; dan de alta a niños

http://hoy.com.do/image/article/485/460x390/0/5B3C1D88-DA46-4604-862D-2DD55FA4A543.jpeg

Más de 150 haitianos heridos copan los pasillos y salas del hospital Darío Contreras, mientras las autoridades del centro de salud pedían donativos de material de osteosíntesis (útiles que  se usan para traumatizados), sillas de ruedas, clavos y gasas.

El secretario de Salud Pública, doctor Bautista Gómez, valoró el papel que han jugado todos los médicos del sistema para preservar la vida a cientos de haitianos heridos en el terremoto que afectó a ese país el día 12.

Pasillos llenos.  Nueva vez el hospital se tornó inmanejable, mientras unos buscaban ayudar o informarse, otros llevaban ayuda y se preocupaban de que hubiera periodistas  que captaran sus donativos.

Para facilitar la labor de los médicos, las enfermeras y el personal de socorro, sacerdotes  capuchinos alquilaron un local de tres niveles en Los Mina. Allí serán llevados pacientes que fueron dados de alta en los hospitales de Santo Domingo.

El hospital está desbordado de enfermos que son referidos de la frontera y que han sido intervenidos. El personal médico, las enfermeras y los voluntarios trabajan sin cesar.

La misma  misión la realizan religiosas de diferentes congregaciones, quienes permanecen en las apretujadas salas del hospital.

Los muertos.  Cinco de los haitianos llevados  al hospital Darío Contreras han muerto, pero los decesos han ocurrido  a la llegada a la emergencia.

Las condiciones en que llegan los heridos son cada vez más críticas, lo mismo que la falta de descanso de los que han sido operados o esperan por una cirugía.

Los pasillos están atestados de pacientes, enfermeras, médicos y voluntarios. El sudor, el calor y el apretamiento de personas hacía difícil el ambiente de trabajo en el centro. Los pacientes ingresados en el Darío Contreras no tienen chance de descansar, razón por la que a  medida que  mejoren serán trasladados.

Atropello. En medio del protagonismo de algunos sectores que llegan a  los hospitales a llevar ayuda para los heridos haitianos que están ingresados en el hospital Darío Contreras, una funcionaria del Despacho de la Primera Dama empujó a  la redactora de esta historia.

La funcionaria María lugo vociferó improperios contra la periodista, a quien pretendía impedir el paso al hospital,  señalando que los que debían entrar eran los miembros de la delegación del Despacho y los del club Rotario Internacional.

La mujer haló por un brazo y por la chaqueta a la periodista de HOY, cuando ingresaba al edificio, para impedir su ingreso.