Hospital General encaja en nuevo modelo sanitario

POR LEONORA RAMÍREZ S.
El Hospital General Plaza de la Salud es un referente de atención que encaja en el nuevo modelo del sistema sanitario dominicano, por lo cual debe preservarse para beneficio del país, manifestó el doctor Julio Amado Castaños Guzmán, presidente del patronato que administra el establecimiento.

Al destacar que el esquema público de salud se agotó, por la precariedad de los servicios, refirió que si ese centro médico no es capaz de autogestionar  recursos habría que cerrarlo o transformarlo en una entidad más en la cual programas como, el trasplante de médula, dejaría de existir.

Durante su participación en el almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio expresó que la Plaza de la Salud es regenteada por un patronato sin fines de lucro, que maneja un presupuesto con un gasto corriente muy alto, porque la calidad de los servicios tiene un costo muy elevado.

En ese sentido, dijo que aunque una de las principales críticas que se le hacen al hospital es por el cobro de los servicios, refirió que se justifican cuando los gastos corrientes mensuales ascienden a RD$48 millones, de los cuales el gobierno aporta 39%.

“¿Qué haría la institución para mantener la categoría que tiene, en términos de calidad? ¿Cómo se haría con un déficit de 60% en sus gastos fijos..? De hecho, si la Plaza de la Salud fracasa con ¿qué se quedará el sector salud?”, se preguntó Castaños Guzmán.

“Todos tenemos la responsabilidad de proteger este centro, porque la función social del mismo es medible, en ese sentido, las cuentas por cobrar de la institución ascienden a RD$200 millones provenientes del departamento social”, expresó, al destacar que la factura mensual de electricidad alcanza los RD$6 millones.

Asimismo, añadió que los médicos que prestan servicio en el centro asistencial no cobran honorarios, “no cobramos, más bien le hacemos saber al paciente qué gastó, porque no podemos ponerle a la institución un alto margen de beneficio”.

“Nuestra filosofía es puramente social. La Plaza de la Salud es una entidad que todos debemos salvaguardar y permitir que se siga desarrollando, porque el valor de la medicina  que ofrecemos es muy alto”.

Además, expresó que se debe garantizar la calidad del servicio, por lo cual el hospital cuenta con un inventario en medicamentos que sobrepasa los RD$30 millones.

La Plaza de la Salud tiene varias categorías de servicio, explicó. El paciente de escasos recursos tiene una tarifa diferente que entra en un programa social, luego está el que puede costear las atenciones y en otro plano el que lo hace a través de una Administradora de Riesgos de Salud (ARS).

Aproximadamente el 35% de los ingresos del centro se generan por esa vía.

Hay otro sector, que son los pacientes que proceden de algunas compañías, como zonas francas, a quienes también se les da asistencia.

HISTORIA DE LA PLAZA

El mentor del concepto Plaza de la Salud fue el doctor dominicano Juan Manuel Taveras Rodríguez, profesor emérito de la Universidad de Harvard, quien le presentó el proyecto al fenecido ex presidente Joaquín Balaguer, en 1986, quien inició la construcción en 1994.

La idea era, destacó, instalar un centro de salud polivalente de alta calidad.

“El doctor Balaguer se enamoró de ese proyecto y al término de un año concluyó la obra, pero en ese momento la disyuntiva era si debía manejarlo la Secretaría de Salud Pública. La decisión que se tomó, la creación de un patronato, hoy día tiene sentido”.

Al tratarse de varias instituciones se optó por la creación de dos patronatos, uno que se encarga del volumen de asistencia, que es el del Hospital General Plaza de la Salud, y CEDIMAT, que es un centro avanzado de diagnóstico  que tenía una connotación académica porque también se construía un centro de telemedicina, según las explicaciones de Castaños Guzmán.

“Han transcurrido ocho años desde que abrió sus puertas la Plaza de la Salud y ha sido una experiencia sumamente interesante para lo que es la historia contemporánea del sector sanitario dominicano. Me atrevo a decir que ese esos dos centros son el modelo de atención que encajan perfectamente a lo que es un nuevo sistema sanitario”, manifestó.