Hospital regional de SPM está prácticamente cerrado

http://hoy.com.do/image/article/8/460x390/0/D61F949B-A668-4438-8E4C-1428010CD9C2.jpeg

En el hospital Doctor Antonio Musa, de San Pedro de Macorís, los pacientes mueren por falta de medicamentos, las salas de cirugía están cerradas, los ascensores dañados y hace más de tres semanas que no se hacen cirugías electivas, afirmaron ayer directivos del Colegio Médico Dominicano (CMD) y delegados del centro de salud.

Durante una rueda de prensa en el local de la CMD los médicos explicaron que hace cuatro meses que la Secretaría de Salud Pública no le entrega los fondos del subsidio al hospital regional, el más grande de la zona Este del país.

Además, agregaron, los apagones de hasta 20 horas han agravado la situación del hospital que debe utilizar su propia unidad de generación.

Hace una semana un paciente que llegó baleado y en estado de gravedad, como no había ropa para que los médicos entraran a la sala de cirugía, lo enviaron a Santo Domingo. El paciente de 18 años falleció, informó la doctora Thelma Núñez, presidenta del CMD en San Pedro de Macorís.

De su lado, el doctor Severo Mercedes, presidente nacional del CMD, aseguró que los médicos carecen de todo en el hospital.

En tal sentido, llamaron a las autoridades de la Secretaría de Salud Pública para que acudan en ayuda de una región que no tiene posibilidad de resolver sus problemas de salud.

Los directivos del CMD aseguraron que lo único que existe en materia de salud en San Pedro de Macorís es un edificio, hasta el punto que los quirófanos han sido cerrados con candado.

Los pasillos están a oscuras y los niños mueren porque no reciben las atenciones sanitarias que ameritan en cada caso.

“No hay medicamentos, material gastable, oxígeno, ascensores, los quirófanos están dañados, las ambulancias están dañadas en los parqueos y el centro está a oscuras”, señalaron los doctores Severo y Núñez.

Dijeron que el laboratorio hace los análisis más elementales, pero no se llevan a cabo estudios especializados.

Las camas del hospital lucen deterioradas, además de que carecen de sábanas y los recursos que reciben del Estado son insuficientes para cubrir la demanda de servicios.

Las salas de pre-parto están llenas de aguas negras, porque los sanitarios están dañados y el sistema de todo el hospital está inservible.

Pacientes heridos y baleados que llegan a la emergencia corren el riesgo de morir, porque no hay gasas, hilo, ni medicamentos para realizar las curas o para llevarlos a cirugía.

En cambio, numerosos equipos están almacenados esperando la instalación, mientras los tanques de oxígeno están sin uso, aseguraron los médicos.

La unidad de Neonatología tiene sólo 14 cunas, pero son insufiencientes para un hospital regional. El área donde los cirujanos se asean es inservible, dijeron los médicos.

Con relación a la situación, la doctora Núñez dijo que los problemas del centro no son nuevos, pero que en estos momentos ya no se puede aguantar.

La dirigente médica dijo que el hospital fue intervenido y la situación mejoró en algo, porque hubo un mayor flujo de medicamentos.

Núñez dijo que los apagones en San Pedro de Macorís son de hasta 20 horas, por lo que el hospital subsiste con una planta eléctrica que tiene un consumo por hora superior a los RD$2,000.

Aseguró que en la farmacia no hay ningún tipo de medicamento y que las parturientas en estado delicado por lo que deben ser remitidas a Santo Domingo.

El hospital de San Pedro de Macorís tiene una subvención de RD$900,000 al mes, pero lleva cuatro meses que no la recibe, por lo que la situación se complica cada vez más.