Hoy con Cristo
Confiar en Dios es el acto de la fe

http://hoy.com.do/image/article/487/460x390/0/A57E7682-3316-43A7-B113-8C3DBE57C447.jpeg

“Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová en la tierra de los vivientes”. (Salmo 27:13).

Aguardar la ayuda del Cielo es el remedio contra la depresión espiritual, como dice David: Que habría desmayado o desfallecido, a menos que hubiese creído en ti, oh Dios; entonces se puede concluir, que la fe sostiene el corazón de los verdaderos Cristianos contra toda depresión.

¿Qué es aguardar, esperar o confiar en Dios? Esperar en Dios, es esperar ayuda de Dios. Confiar en Dios, es apoyarse o descansar en Dios por ayuda. Aguardar en Dios, es continuar o permanecer en esa expectativa de socorro. Propiamente, y de acuerdo a la frase escritural, confiar en Dios es el acto de la fe mediante el cual echamos el alma sobre Dios en Cristo, en busca de un bien que está fuera de nuestra visión o alcance.

Las Escrituras enseñan sobre este concepto:  “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. Confiad en Jehová perpetuamente, porque en Jehová, el Señor, está la fortaleza de los siglos”. (Isa.26:3-4); nótese que en este texto el profeta describe el estado del alma que confía, y luego da la razón para que confiemos: “Porque en Jehová el Señor está la fortaleza de los siglos”; en cambio la turbación, la impaciencia y la intranquilidad están asociadas a la incredulidad, pero la paz y quietud del alma a la fe.

Mire esto en David: “¿Por qué te abates, oh alma mía, y te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aun he de alabarle, salvación mía y Dios mío”. Nótese que la cura para su mal es la fe, pues él dice a su alma:  “Espera en Dios”, entonces cuando un hombre o mujer permanece en ese estado; esto es, apoyando su alma sobre Dios en Cristo, y en la espera de algún bien fuera de su vista o alcance, entonces se puede decir que esa persona está esperando en Dios. Amén.