Hoyos, zanjas constituyen peligros para transeúntes

http://hoy.com.do/image/article/54/460x390/0/3BEF411E-06AE-4863-9A9A-EF593EFD49BC.jpeg

POR LLENNIS JIMÉNEZ
Decenas de calles y avenidas de Santo Domingo se han convertido en vías peligrosas  por la gran cantidad de zanjas y hoyos donde a diario caen personas y vehículos. Las alcantarillas destapadas representan otro riesgo para las personas que se desplazan a pie por las calles de la ciudad.

A raíz de que malhechores iniciaran el robo las tapas del alcantarillado para comercializarlas, decenas de filtrantes han quedado abiertos en las aceras y en medio de las vías han ocasionado accidentes de vehículos, motores y ciudadanos. Uno de los caso más graves es el que está en la avenida Palo Hincado esquina Las Mercedes, casi frente al Parque Independencia.

Aquí hay un filtrante destapado que ha provocado frecuentes accidentes de tránsito. Los carros que caen en este hoyo no han podido salir sin el uso de grúas y otros que han logrado pasarlos, sufren daños considerables.

En la avenida Expreso Quinto Centenario fueron sustraídas casi todas las tapas del alcantarillado. Solo del área que está frente al parque fueron hurtadas cuatro.

Los residentes de sectores aledaños afirman que quienes las roban se mantienen vigilantes a que sean colocadas de nuevo para llevárselas.

La ocupación abusiva que hacen de las aceras los propietarios de talleres se han constituido en otra modalidad de peligro, toda vez que al colocar vehículos en las calles y unidades chatarras, los transeúntes se ven precisados a caminar por las vías. La peor parte les toca a la mujeres con niños en brazos, a los envejecientes e impedidos físicos en sillas de ruedas. La basura que se esconde debajo de los carros viejos con el tiempo crea el escenario propicio para la cría de animales contaminantes, así como para el escondite de bandoleros.

Recientemente, un carro se estrelló en una de dos zanjas ubicadas en el cuadrante que conforman las avenida Vicente Noble y México, en el sector de Santa Bárbara, donde  posteriormente un camión que tuvo dificultad con los frenos destruyó la pared de un taller de herrería.

Los residentes del lugar indicaron que no hubo víctimas en ninguno de los casos, pero que la inseguridad del sitio, que amerita una señal de peligro, podría provocar una desgracia mayor.

AGUAS ACUMULADAS

La avenida Expreso Quinto Centenario, que cada domingo es reservada como espacio peatonal, tiene múltiples problemas de drenajes, empezando por la acumulación de agua lluvia debido a que varios imbornales están dañados.

El tramo en caótica situación está próximo a la calle Francisco Núñez Fabián, frente a Televida, canal 41. mSegún Antonio Pérez, un residente del sector, cuando llueve no pueden desplazarse por varias cuadras de la vecindad, ya que se forma un charco muy grande.

Dijo que las autoridades de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD) limpiaron y repararon el tubo que acumulaba la mayor cantidad de aguas negras, pero sufren la situación del drenaje, porque los vehículos destruyen las alcantarillas.  

PRECIO DE VIDA CITADINA

Los hoyos y el deterioro de sus calles acentúan la pobreza de los residentes de las calles Marcos Adón, Américo Lugo, en Villa Juana. La misma situación se evidencia en Villa María, en sus calles Doctor Betances y Federico Velásquez, que perdieron parte del pavimento y la situación empeoró luego que fueron dejadas abiertas las zanjas del drenaje.

En el hoyo junto al alcantarillado de la avenida Josefa Brea con Federico Velásquez han caído varias personas, y por lo menos una de ellas resultó con una pierna facturada.

Rosa Torres dijo que la zanja de la Josefa Brea, donde reside, tiene varios años en condiciones deplorables y que cada vez que llueve se llena de agua, por lo que deben abandonar el lugar.

Zeneida Santiago y Ricardo Villar coincidieron en señalar que calles como la Juana Saltitopa también ameritan de una rápida reparación.