HRW acusa régimen sirio  usar bombas de racimo

BEIRUT. AFP. El régimen sirio utiliza cada vez más bombas de racimo contra los rebeldes, lo que causa un “gran número de víctimas civiles”, denunció ayer  Human Rights Watch (HRW) en un comunicado.  

“Siria recurre cada vez más a las bombas de racimo, un arma prohibida, y los civiles pagan el precio en carne propia y en su vida”, declaró Steve Goose, director del departamento de armamento de esta organización.  

HWR registró 119 lugares en Siria con 156 bombas de este tipo. Esta organización de defensa de los derechos humanos asegura que sus datos provienen de investigaciones sobre el terreno y del análisis de vídeos colgados en internet por activistas antirrégimen.

Según Goose, HRW ha podido documentar que el gobierno usa este tipo de armas, pero carece de pruebas sobre su eventual utilización por los insurgentes.