Huracán Isaac se acerca a Nueva Orleans con vientos de 130 Km/h

NUEVA ORLEANS, EEUU. AFP. El huracán Isaac, con vientos de 130 km/h, se acercaba hoy a Nueva Orleans, siete años después de Katrina, que devastó a esta ciudad y dejó un saldo de  mil 800 muertos y daños multimillonarios.  

Tras haber tocado la costa estadounidense en el extremo sureste de Luisiana ayer por la noche, el ojo del huracán se encontraba a 95 kilometros al Sur suroeste de Nueva Orleans, donde ya se sienten fuertes vientos y se producen fuertes lluvias, según el Centro Nacional de Huracanes (CNH).  

La tempestad, un huracán de categoría uno en la escala Saffir Simpson de cinco niveles, con vientos sostenidos de 130 km/h, se traslada hacia el Oeste noroeste a 13 km/h, lo que hace prever que su centro permanezca sobre Luisiana hoy y  mañana, de acuerdo al reporte del CNH.  

El servicio meteorológico informó sobre un aumento del nivel del mar de tres metros en algunos sectores de Luisiana, y advirtió que las fuertes lluvias podrían provocar “inundaciones significativas en áreas bajas” de Luisiana, el Sur de Misisipi y el suroeste de Alabama.  

En Nueva Orleans, las calles estaban casi vacías, comprendiendo al viejo barrio francés donde pocas personas permanecían en algunos bares aún abiertos en esta ciudad que fue la cuna del jazz.  

Bajo trombas de agua y fuertes vientos que anuncian la proximidad del huracán, muchos de sus habitantes han protegido las ventanas de sus hogares y almacenaron víveres.  

Tras la ruptura de líneas del tendido eléctrico provocados por ráfagas de viento, cerca de 300 mil residentes de Luisiana se encuentran sin energía en la mañana de hoy, según informó la compañía Energy Luisiana.  

“Esto nos trae recuerdos”, afirmó Melody Barkum, de 56 años, quien pasó varios días bloqueada en un techo a la espera de la llegada de los socorristas tras el pasaje de Katrina, que inundó un 80% de la ciudad. “Pero no tengo miedo”, dijo la mujer a una periodista de la AFP.

“Si sobreviví a Katrina, puedo sobrevivir a esto”, añadió. Las autoridades se muestran optimistas, asegurando que esta vez Nueva Orleans escapará a lo peor gracias a los miles de millones de dólares que fueron destinados a trabajos que han sido realizados en los últimos siete años con el fin de reforzar los diques y los sistemas de bombeo.  

Por otro lado, Isaac un huracán de categoría uno es menos violento que Katrina, que llegó a la ciudad con categoría tres y vientos de 175 km/h.  

El huracán Isaac podría sin embargo golpear la ciudad en lastimosa coincidencia con los siete años del pasaje de Katrina, que devastó Nueva Orleans el 29 de agosto de 2005, desencadenando una de las peores tragedias naturales de la historia estadounidense, dejando unos mil 800 muertos en todo el estado de Luisiana.  

El presidente Barack Obama decretó ayer el estado de emergencia en Misisipi, como lo había hecho el lunes con Luisiana, con el fin de permitir la movilización de recursos federales para ayudar a las autoridades locales. Las autoridades de Alabama, Luisiana y Misisipi habían declarado el estado de emergencia el domingo.

Fuertes inundaciones

Isaac tiene la particularidad de avanzar “lentamente” y las autoridades temen por fuertes inundaciones, con precipitaciones de entre 250 a 400 milimetros e “incluso más”, dijo a la prensa el alcalde de Nueva Orleans, Mitch Landrieu.  

No se trata de un huracán de categoría tres como Katrina pero “un huracán de categoría uno con esta fuerza, con vientos de entre 135 a 160 km/h con ráfagas que pueden llegar a 200 km/h, es suficientemente fuerte para golpearnos duramente si no tomamos los cuidados necesarios”, añadió.  

Los vuelos han sido anulados ayer y hoy en el aeropuerto de Nueva Orleans, indicó la terminal aérea en su sitio web. Varias comunas han sido evacuadas, indicó por su lado el gobernador de Luisiana, Bobby Jindal.  

Más de 33 mil 500 miembros de la Guardia Nacional y cerca de 100 aviones y helicópteros están listos para intervenir en los cuatro estados amenazados por el huracán: Florida, Alabama, Misisipi y Luisiana.  

“Este no es momento de tomar riesgos. Hay que tomar esto muy seriamente”, previno ayer el presidente Obama durante una alocusión desde la Casa Blanca.

Isaac no impidió a los republicanos abrir ayer en Tampa, Florida, con un día de retraso, la convención que designó oficialmente a Mitt Romney como su candidato para las elecciones presidenciales del seis de noviembre, cuando enfrentará a Obama en su carrera por la Casa Blanca.  

Las autoridades estadounidenses de regulación nuclear anunciaron por su parte haber despachado a cuatro inspectores a sus dos centrales de Luisiana, en Waterford (al Oeste de Nueva Orleans) y a River Bend (al noroeste de Baton Rouge) para verificar la seguridad de esos sitios.