Identifican una nueva diana terapéutica para el linfoma cutáneo más habitual

linfoma

Barcelona (España). Investigadores del Hospital del Mar de Barcelona (noreste de España) han identificado uno de los mecanismos clave del desarrollo y la progresión de la micosis fungoide, un tipo de cáncer originado en células linfoides que se desarrolla inicialmente en la piel.

La investigación, que publica la revista “Journal of Investigative Dermatology”, se ha llevado a cabo con muestras de piel de pacientes con micosis fungoide en fase tumoral y ha permitido identificar la molécula ‘miR-200C’ como una posible diana terapéutica para diseñar futuros tratamientos de esta enfermedad.

El trabajo ha sido coliderado por Fernando Gallardo, dermatólogo de ese centro e investigador del grupo de neoplasias hematológicas del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM); Luis Espinosa y Anna Bigas, del Laboratorio de Células Madre del Cáncer del IMIM; Juan Sandoval, del Instituto de investigación de la Fe (IISlaFe), y Ángel Diaz, del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL).

La micosis fungoide es una enfermedad maligna que se inicia en la piel en la que una de las células hematológicas responsables del sistema inmunitario humano, los linfocitos de células T, se vuelven malignos y se acumulan en la piel.   Posteriormente, en algunos pacientes, las células desarrollan nuevos mecanismos para invadir tejidos extracutáneos y viscerales lo que conlleva un curso clínico agresivo y eventualmente la muerte del enfermo.

El estudio se ha centrado en la vía de Notch, una familia de receptores transmembrana que regula, entre otros procesos, la diferenciación y maduración de los linfocitos T.   Esta vía está implicada en la progresión de diferentes formas de linfomas cutáneos de células T, como la micosis fungoide.

“El objetivo de este trabajo ha sido investigar el estado de la vía Notch en una serie de muestras de pacientes con micosis fungoide y comparar los resultados con un grupo control para averiguar si la activación de Notch en los tumores está influenciada por modificaciones epigenéticas”, explicó Gallardo.