Idólatras de la Entropía

Idólatras de la Entropía

La cronología de los eventos es irrelevante, no así sus manifestaciones irredentas.

El pasado ¨Ensayo¨ electoral (se insistió mucho en que era un ensayo piloto), ha demostrado que la configuración sistémica de nuestras instituciones del Orden Electoral, están totalmente desprovistas delropaje necesario para despejar CUALQUIER INCOGNITA en lo referente a los procesos cibernéticos y constitucionales que atañen a una expresión libérrima de nuestra sociedad.

Desde sus inicios, las actitudes evasivas del Pleno electoral dejaron entrever un desconocimiento abismal de los procesos que tenían que encarar el día 7 de Octubre.

Además, las imprecisas puntualizaciones, de un segmento electoral MUY  definido, aportaron poco a la urdimbre electoral que se avecinaba irreductiblemente.

En todo proceso innovador, existen interrogantes de índole técnica y de competencias humanas que son de suma importancia.

En el caso que nos ocupa, el elemento TRANSPARENCIA fue opacado por la impericia de las autoridades electorales y la improvisación de los reclamantes.

Tal impericia, gestó, en lo interno de la Junta Central electoral, decires y pareceres, que afloraron con la ¨Renuncia Sistémica¨de uno de sus más destacados exponentes jurídicos, a tal extremo de que, visiblemente molesto, el incumbente reflejo un estado de agonía entrópica, que a toda luz, parecía irreversible: ¡Voilá, Caveats Emptor!

Los proceso posteriores, reflejan también los ¨palos a ciegas¨ del sector afectado por una posible derrota oficialista, donde por razones de la premura y la presión social, no se siguieron protocolos estandarizados, muy probados y pertinentes, verbigracia:

1-El Fardo de la prueba legal debió ser el basamento jurídico, sobre el cual se apoyó el proceso de las primarias, que ¨avalo¨ los conteos primarios, aun existiendo largas filas de votantes en espera. Este Fardo de la Prueba quedo, en sus inicios, en un limbo conceptual que dificulto su posterior aporte a las irregularidades del proceso.

2-La compilación, de las Actas, a través de un proceso secuestrario, debió ser la prioridad número #1

3-Despues de tener estas Actas en Custodia, se debió proceder a la solicitud de un proceso de auditoría de las plataformas informáticas y softwares, que, entre otras cosa, abarcaría las tareas siguientes:

A)- Análisis del Sistema BIOS de TODOS los procesadores utilizados.

B)- Someter a un ¨ROOT KIT ANALYSIS¨ a todos los ordenadores, para detectar la posibilidad de un MALAWARE, que pudiera distorsionar los procesos heurísticos de captación y proceso de data.

4- Una vez logrado estos procedimientos, entonces se debió preparar un Dossier de Pruebas, para que sirviera de base a las impugnaciones y/o Recusaciones posteriores.

5- Todo lo anteriormente señalado, hubiese garantizado un contundente y sorpresivo reclamo, sustentado en un Plan de Acción, debidamente socializado con los actores principales de su exposición y defensa.

Como era de esperarse, durante y después del evento 9/10, la ciudadanía fue objeto de un bombardeo inmisericorde de diatribas dimes y diretes entre las partes en conflicto, incluyendo aquellos que se supone fueran los árbitros de este conflicto.

El desamparo jurídico se fue asomando, in crescendo, así transcurrían y transcurren los días.

Esta condición de desamparo anida tremendas reservas de credibilidad de unos procesos ¨automatizados¨, máxime con miras a los comicios venideros en Febrero y Mayo del próximo año.

La ciudadanía esta atónita porque prevé grandes convulsiones sociales de persistir el pésimo e improvisado desempeño de estos aprestos electorales.

Creo prudente y perentorio, que la Junta Central Electoral haga suyo el compromiso ineludible de devolverle la confianza a la ciudadanía, en lo referente a lo brevemente expuesto aquí. ¿Cómo lo hará?: Los justos reclamos de este pueblo, le marcara las pautas para lograrlo.

 

 

 

 

Publicaciones Relacionadas

Más leídas