Iglesia  exhorta mantener la solidaridad con Haití

http://hoy.com.do/image/article/484/460x390/0/717B3A1B-A2C3-48E1-A9FB-7558F204533B.jpeg

La Conferencia del Episcopado Dominicano  hizo anoche un llamado a la comunidad nacional e  internacional para que acudan a  auxiliar a Haití, cuya capital Puerto Príncipe y otras cinco localidades fueron lesionadas por un  terremoto  que dejó miles de personas muertas y heridas.

La Conferencia del Episcopado Dominicano  hizo anoche un llamado a la comunidad nacional e  internacional para que acudan a  auxiliar a Haití, cuya capital Puerto Príncipe y otras cinco localidades, fueron practicamente  destruidas por un  terremoto  que dejó miles de personas muertas y heridas la semana pasada.

En su Carta Pastoral,  los obispos lamentan la difícil situación por la que atraviesa el pueblo haitiano. “Nos solidarizamos con ellos, tanto por medio de la oración que es nuestra fortaleza, como por medio de la ayuda material, porque la fe sin obra es vana”, dice la pastoral.

Añade que “ante una cultura de derroche y de confort por la que atraviesa el mundo actual, la misma naturaleza nos hace abrir los ojos ante la extrema probreza que viven hoy muchos hermanos nuestros”.

“Exhortamos a nuestros fieles y a todas las personas de buena voluntad a seguir realizando gestos de solidaridad con acciones continuadas en favor de Haití, que podrían ir desde la oración por los fallecidos y afectados, hasta la donación de alimentos, medicamentos, aportes efectivos y también el acompañamiento directo a las familias desamparadas”, agrega.

Cuánta corrupción

Dice que los partidos políticos se han apartado de los principios ideológicos y  convertido en una maquinaria de oferta y demanda clientelar, generando un clima de corrupción nunca visto en el país.

Sostiene que la “dictadura del relativismo”, tal como lo llama el papa Benedicto XVI, va creando un nuevo tipo de mentalidad que se expresa en el afán de dinero y de poder; en el pragmatismo y el consumismo y de una economía de mercado que solo ha servido para excluir a millones de personas, aumentando la brecha entre ricos y  pobres.

Indica que todo eso ha ido debilitando los valores humanos, familiares, sociales, éticos y morales, generando la inseguridad, delincuencia, violencia, crimen y corrupción que amenazan la sana convivencia y la identidad de la sociedad.

“A todo eso tenemos que añadir el flagelo de la drogadicción que parece arroparnos y la crisis familiar que es lo más preocupante en este cambio de época. Frente a todo ese desequilibrio de la sociedad dominicana, se impone la presencia generosa y el testimonio fecundo de los sacerdotes”, expresa.

La clave

Dedicación

La Carta Pastoral este año está dedicada de manera muy especial a una reflexión sobre el sacerdocio, acogiendo la propuesta que ha hecho el papa Benedicto XVI, quien convocó un Año Sacerdotal, con motivo de los 150 años de la muerte del padre Juan María Vianney (Santo Cura de Ars). El Papa “nos propone como objetivo promover el compromiso de renovación interior de todos los sacerdotes, para que su testimonio evangélico en el mundo de hoy sea más intenso e incisivo, precisamente cuando el lema de este año en el Plan Nacional de Pastoral es Cristo en la comunidad”.