Iglesia exige control frontera

Ubi Rivas.

La Iglesia católica, en su versión formal de la Conferencia del Episcopado, en ocasión de la efeméride patria del 175 aniversario de proclamar la independencia este 27 de febrero, reiteró a nuestro gobierno en la persona de su representante, el presidente Danilo Medina, una vez más, “la obligación de aplicar sin demora y con seriedad, tomando muy en cuenta las irregularidades que se viven en la frontera dominico-haitiana, y que no es posible una fusión de Haití-RD.
Los obispos exhortaron a nuestro gobernante prestar atención urgente a la inseguridad ciudadana, así como los elevados niveles de violencia y evitar que generen un clima irrespirable.
Valiente y correcta clarinada de los obispos como no la ha formulado ningún político fuera y mucho menos dentro del gobierno, inflexión que obligatoriamente debe convocarnos a unas reflexión y exhortación tanto a nuestro presidente como a las parcelas política que enfrenta.
Los obispos insistieron en denunciar los acosos que padece la sociedad dominicana, impunidad corrupción, sobornos: “la falta de un régimen efectivo de consecuencias es un gris mensaje que provoca el desencanto social, y la impunidad favorece la pobreza, la violencia y cualquier delito”.
Mensaje valioso y oportuno, demostrativo por demás de la ausencia de una oposición con proyecciones de relevo, por la miopía e irresponsabilidad, además de falta de valor e iniciativa, pobre demostración de una cuasi-inexistencia oposición, causa fundamental del continuismo del PLD en el poder, que presiento por más allá del 2024, de continuar la pasividad opositora en el penoso rango actual.
El valiente y patriótico mensaje de la Conferencia del Episcopado quizá no repercute en nuestro gobierno ni en la dormida oposición, empero, es posible que sí en la nueva trova que aspira conducir el destino nacional en las próximas comparsas de 2020 y 2024.