Impacto de los robots sobre el empleo preocupa a banqueros

En el pasado los avances causaron turbulencia temporales pero luego mejoraron los niveles de vida.

En una reunión exclusiva en un centro turístico de golf cerca de Lisboa, las grandes mentes de la política monetaria estuvieron discutiendo seriamente el riesgo de que los robots pudiera eliminar empleos a una escala que empequeñecería a las anteriores olas de cambio tecnológico.

“No hay duda de que estamos en una era en que la gente se pregunta: ‘¿El Robocalipsis está sobre nosotros?”, dijo David Autor, profesor de economía del Instituto Tecnológico de Massachusetts, el 27 de junio ante una audiencia que incluía a Mario Draghi, el presidente del Banco Central Europeo; James Bullard, presidente del Banco de la Reserva Federal de San Luis, y decenas de otros destacados banqueros centrales y economistas.

Según publica Jack Ewing en The New York Times, la discusión ocurrió mientras los economistas se mostraban más optimistas sobre el crecimiento de lo que habían estado en una década.
Draghi aprovechó para indicar que el Banco Central Europeo se está acercando al día en que empiece a eliminar las medidas destinadas a mantener las tasas de interés muy bajas y estimular a la economía. “Todas las señales ahora apuntan al fortalecimiento y la ampliación de la recuperación en la zona del euro”, dijo Draghi. Sus comentarios impulsaron al euro a casi su nivel más alto en un año, aunque posteriormente cedió algunas de sus ganancias.

Pero, junto con el optimismo existe el temor de que la expansión económica pudiera eludir a grandes porciones de la población, en parte porque un número creciente de empleos pudieran ser reemplazados por computadoras capaces de aprender; la llamada inteligencia artificial.

“Los formuladores de políticas y economistas admitieron que no han puesto suficiente atención a en qué medida la tecnología ha dañado al poder adquisitivo de algunos segmentos de la sociedad, ni planeado abordar las preocupaciones de quienes han resultado perdedores. Eso, en parte, ha nutrido al populismo político que contribuyó a la votación de Gran Bretaña hace un año para abandonar la Unión Europea, y la elección del presidente Trump”, señala la publicación.

“Hablando en general, el crecimiento económico es bueno”, dijo en el foro Ben Bernanke, expresidente de la Reserva Federal. “Pero, como han hecho notar los acontecimientos políticos recientes, el crecimiento no siempre es suficiente”.

En el pasado, los avances tecnológicos causaron turbulencias temporales pero luego mejoraron los niveles de vida, creando de paso nuevas categorías de empleo. La maquinaria agrícola desplazó a los trabajadores agrícolas pero, eventualmente, encontraron empleos con mejores salarios.