Impacto deportivo

Hay confusión con el inicio de las Grandes Ligas. Hoy se juega en Japón, pero en Estados Unidos el evento arranca el próximo domingo 4 de abril.

En momentos en que los Yanquis y Tampa están en Japón siguen normal los partidos de exhibición en la Florida y en Arizona hasta el domingo.

El partido inaugural será entre Baltimore y Boston el domingo en la noche.

Sin embargo, es bueno resaltar que esos juegos en Japón son un premio a lo que significa la internacionalización de las Grandes Ligas.

La que creo que no es justa del todo. Por ejemplo, la República Dominicana, en término de calidad, significa más para Estados Unidos.

Sin embargo, no se hacen juegos aquí por falta de soporte. Somos un país pobre, pero en nada somos ayudados en esos fines.

Eso indica que nunca habrá peloteros de Grandes Ligas en RD, lo que considero muy injusto.

Ningún jugador Japonés se le pega a los dominicanos. Pero Japón deja dinero, y mucho. Y eso, en conclusión, es lo que más importa.

[b]Los 22 partidos de Montreal en PR[/b]

Está confirmada la realización de 22 partidos de los Expos de Montreal en Puerto Rico.

Se reportó la semana pasada que hubo grandes ganancias para los promotores.

A diferencia de RD, en Puerto Rico se “habla” en dólares y así el negocio se hace más fácil.

Los boricuas podrán ver a los Expos, con el único inconveniente de que tienen menos estrellas. El último en partir fue Vladimir Guerrero.

De todas formas, el evento es atractivo porque se hace con los stardares de Estados Unidos. ¡Que les vaya bien!.

[b]Una campaña malsana en contra de Pedro[/b]

Ahora a la prensa de Boston le tomó con especular con la velocidad de la recta de Pedro Martínez. Y eso molesta a cualquiera.

Hasta encuestas están haciendo. El caso es que Pedro tiró varias rectas sobre las 90 millas por hora en un partido ante Minnesota.

Eso podría ser parte de una campaña malsana para que Boston no lo firme antes del domingo y así el pitcher de RD decida irse a la agencia libre.

Algo similar lo vimos en Chicago con el astro Sammy Sosa hace tres años. ¡Ya nada sorprende!