IMPACTO DEPORTIVO
Neifi Pérez pierde amor por la pelota

http://hoy.com.do/image/article/281/460x390/0/B5B47306-44AE-4B60-9501-5F87970065F1.jpeg

POR FRANKLIN MIRABAL
Llevo unos años analizando la carrera de Neifi Pérez y he llegado a varias conclusiones. Confieso que quisiera estar equivocado.

Cuando Neifi era de los Rockies de Colorado su carrera estaba en muy buena proyección. Ganó un “Guante de Oro” y hasta estaba dando jonrones.

Cuando intentó conseguir un buen contrato, los Rockies no lo pudieron complacer y eso provocó la partida de Pérez a otro equipo.

En Kansas City le fue mal. Perdió su puesto y ni porque Tony Peña era el dirigente pudo mantenerse como el siore regular del conjunto.

Al llegar a San Francisco, cae en las manos de otro manager dominicano. Nos referimos a Felipe Alou, quien le perdió la confianza.

Pérez fue enviado a la banca, y según él, pidió que lo dejaran libre para posteriormente conseguir trabajo con los Cubs de Chicago.

Allí tuvo la suerte de que Nomar Garciaparra estaba un poco lastimado y eso obligó al dirigente Dusty Baker a darle más juego.

El caso es que en los últimos años Neifi ha pasado a ser un jugador del “montón”. Cualquier novato es mejor para un equipo de Grandes Ligas.

Creo que eso ha sido el producto, entre otras cosas, a que Pérez ha perdido el amor por el béisbol. De aquí y de las Grandes Ligas.

Tenemos jugadores que son “enfermos” por estar en juego. Eso no se siente con Neifi.

Miren el caso de la pelota invernal. Aunque la cotización de Pérez está por el suelo en Estados Unidos, todavía es valioso en RD.

Supuestamente es el “capitán” del Escogido. Y uno se pregunta: ¿Cómo un “capitán” puede ver a su equipo en el sótano y no sentir deseos de jugar?.

¿Cómo se explica que la temporada llega a la mitad, el Escogido estaba ayer en el sótano y Neifi no muestra ningún dolor por eso?.

Hay una lista de jugadores dominicanos que no aman la pelota, que son “vagos” en su profesión y por eso sus carreras colapsan. ¡Es una lastima!

———–
Impactodeportivo@hotmail.com