IMPACTO DEPORTIVO
Contratos millonarios que dan mala suerte

FRANKLIN MIRABAL
f.mirabal@hoy.com.do 
La coincidencia es cada día mayor.
Desde que a un pelotero le dan un gran contrato, al menos en el primer año, se cae abruptamente.

Ejemplos muy recientes: Carlos Beltrán recibió un contrato de más de 100 millones de los Metros de Nueva York.

En su primer año, apenas pudo dar 16 jonrones.

Barry Zito firmó un contrato de más de 100 millones con los Gigantes y también se desplomó.

Su total de victorias bajó de 16 a 11 y su efectividad subió de 3.83 a 4.53. Y eso, que en la Nacional se batea menos.

Alfonso Soriano, lo bañan en dólares y también se cae.

Bajó de 46 a 33 jonrones. Pero en cuatro de los seis meses, Soriano apenas promedió dos jonrones.

Sus robos bajaron de 41 a 19.

Ahora vemos que a Johan Santana también le dan una lluvia de dólares y uno dobla los dedos para que triunfe.

Parece que las fortunas están azarando a algunos jugadores.

La burla de Pedro

Lo dijo en República Dominicana y lo repitió en los Estados Unidos: “Yo dominé en la Era de los esteroides. Y lo hice limpio”.

Frase de Pedro Martínez. Y yo pregunto: ¿Es un alarde o una burla a la desgracia ajena?

Yo lo veo como una burla a la desgracia ajena.

Lo veo así, porque muchos de los casos conocidos son de jugadores dominicanos, compatriotas de Pedro.

Creo que debió ahorrarse ese comentario.

En este caso tan complejo, lo único que procede es desear que todo se aclare y que la pelota mantenga su pureza.

Que Pedro ha sido grande, eso lo sabe todo el mundo. Que dominó en la era del bateo, también se conoce. Que lo diga Pedro, simplemente se interpreta como una burla.

Hoy, Pedro no cojea de ese lado, pero mañana puede cojear de otro.

Y ahí, le dolerá cuando se burlen de él.

Debió callarse.