Impacto deportivo
La perversidad no debe destruir al COD

FRANKLIN MIRABAL
f.mirabal@hoy.com.do
Escribimos ayer una columna que ha sido calificada por mucha gente como brillante. Sin embargo, aunque todos apoyan que Luisín Mejía es un hombre capaz y justo, también extrañó que usara dos veces la palabra perversidad.

¿A qué me referí con eso?

 Toda persona que logra llegar a la cima en su profesión, automáticamente se gana enemigos.

Gente que prende velas para que fracases, o simplemente están al acecho para atacar y hacer que te desplomes.

Dirigir el Comité Olímpico no es paja de coco, y mucha gente quisiera ponerse esa ñoña.

En tal sentido, cada paso de Luisín es observado con detenimiento.

Como no se le puede enfrentar en el campo de la honestidad, se le ataca por otras vías.

Y ahí entran en acción las manos perversas.

¿Qué escenario tenemos en este momento?.

Bueno, algunas federaciones con problemas, pero con soluciones.

Sin embargo, hay gente apostando a incidentar, a crear líos, porque creen que eso al final derrumbará a Luisín.

Miren el caso del Tenis de Mesa.

Tengo ese expediente y le veo una solución simple.  El COD debe poner a Mario Alvarez y a Juan Vila a pelear a la vista de todos.

Vila tiene poca razón, mientras que Alvarez Soto tiene motivos para sentirse impotente.

Apuesto a que Luisín no protegerá a Juan Vila, sólo por ser una figura importante del COD.

Como tampoco puede irse del lado de Alvarez Soto, sólo porque fue un tremendo atleta.

Luisín debe irse con la verdad, sin importar quién la tenga. Visto así, está en alerta porque cualquier decisión en el Tenis de Mesa, o cualquier otra disciplina, deberá estar apegada a la verdad y a la razón.

Ese es uno de los problemas, que tiene solución y Luisín saldrá airoso.

Las manos perversas, que no están entre la gente en disputa, quieren armar líos en el deporte.

Quieren crear la sensación de que el olimpismo es un zafacón, y eso no es así. El COD es como la sociedad: Tiene gente muy seria, otros serios y otros no tan serios.

 Pero, reitero, con Luisín Mejía el COD está en manos seguras.