Impacto deportivo
River Plate en RD: Un palo de Charlie Mariotti

FRANKLIN MIRABAL
f.mirabal@hoy.com.do
Apoyo totalmente la excelente columna escrita ayer por el brillante editor deportivo de El Nacional, Leo Corporán. Leo se refirió al proyecto del River Plate en RD, el cual está siendo motivado por Charlie Mariotti.

Esa motivación de Mariotti es apoyada en toda su extensión por el Ministro de Deportes, Felipe Payano y el presidente del COD, Luisín Mejía.

El River Plate de Argentina tiene un plan para fomentar el fútbol en la República Dominicana.

La meta es que este deporte no haga el ridículo a nivel mundial.

El señor Carlos Héctor Demilio, una de las figuras claves del River Plate, cree en el talento de RD.

Bayaguana sería la sede, desde donde se implementaría un amplio programa de formación de niños y jóvenes en el fútbol.

De hecho, hay muchos jóvenes practicando fútbol en el país, pero con el aval del River Plate tendría otra dimensión.

Todas las Asociaciones y la Federación de ese deporte deben unirse en ese gran proyecto.

Según publicamos en HOY, la semana pasada, el Ministro Payano resaltó esa iniciativa.

Así también piensa en el Comité Olímpico.

¿Qué es el River Plate?

Es uno de los cinco equipos más famosos del fútbol de Argentina.

Es el club que posee más títulos de campeón con 32 coronas.

Su más cercano rival el Boca Juniors, su archirival,  tiene 22 títulos.

Fue fundado el 25 mayo de 1901, lo que indica que  que tiene más de un siglo de fundación.

Payano y Luisín

El deporte dominicano está a ley de unos meses para establecer un récord.

¿Cuál es el récord?.

El récord de la armonía entre el Comité Olímpico y la Sedefir.

Ha sido ejemplar y elogiable la forma como se han tratado Luisín Mejía y Felipe Payano.

Tienen a  los dos estamentos que dirigen el deporte y se llevan bien.

He notado que la Sedefir respeta al COD, y viceversa. Nadie cruza la línea del otro, y eso da paz.

Eso va en beneficio del desarrollo deportivo y permite elevar el nivel de los atletas.

Le doy un 100 a Payano y otro 100 a Luisín. Nos acercamos a ese récord.