Importadores asiáticos hacen fraudes en España

(FILES) - A file picture taken on  June 16, 2015 shows Real estate mogul Donald Trump as he announces his bid for the presidency in the 2016 presidential race during an event at the Trump Tower on the Fifth Avenue in New York.  NBC and Televisa severed business ties June 29, 2015 with Donald Trump, joining a chorus of protests over the mogul turned US presidential hopeful's remarks about Mexican immigrants. It means the Miss USA and Miss Universe beauty pageants -- for which Trump owns the broadcast rights -- will not be aired on NBC, which is a unit of Comcast. And Trump, 69, will no longer appear in the NBC reality show "The Apprentice," where he had been a star attraction. AFP PHOTO/ KENA BETANCUR

Seis importadores asiáticos en España recurrieron a uno de los mayores esquemas fraudulentos destapados en la última década en España para colar sus contenedores y burlar las garras de Hacienda, según un documento de la Fiscalía Anticorrupción al que tuvo acceso el diario El País.

Avenvol Logistics S. L., que es formalmente una microempresa con tres trabajadores y una facturación de 677.259 euros, fue uno de esos seis importadores.
Los participantes en el fraude eludieron millones en Coslada (Madrid), donde tiene su sede Aduanas Senalar, una firma administrada por el agente de aduanas Julio Seseña, que diseñó un tinglado societario internacional que defraudó 105,2 millones entre 2011 y 2014.
Julio Seseña tejió una madeja mercantil internacional ficticia por donde circularon 2.558 contenedores procedentes de China entre 2011 y 2014. Su red introducía los productos en España y Europa a través de los puertos de Valencia, Algeciras y Róterdam.
Según una publicación del diario El País, la Agencia Tributaria de España ha lanzado en la última década varias operaciones contra distribuidores chinos en España.
La más relevante fue la operación Juguetes, que en 2014 destapó un fraude en la importación y comercialización de mercancías de más de 100 millones.
La actividad de Avenvol Logistics sirve como botón de muestra de esta trama.
El mayor cliente de Aduanas Senalar se dedica a importar contenedores de China rebosantes de electrónica, juguetes, ropa, zapatos y alimentos. Parte de su mercancía acaba en los almacenes del polígono Cobo Calleja de Fuenlabrada (Madrid), una laberíntica ciudad low cost de 162 hectáreas que emplea a 10.000 asiáticos y nutre a los 16.000 bazares chinos de España. Pero las magnitudes reales de esta compañía controlada por el asiático Bai Jie difieren de las cifras de su contabilidad. Anticorrupción le atribuye un fraude de IVA y aranceles entre 2011 y 2014 de 25,6 millones de euros.

La estructura de elusión fiscal permitió a importadores asiáticos radicados en España ahorrarse hasta un 90 % en los impuestos de derechos de aduanas e IVA (a la importación e interno).
La treta consistía en declarar a las autoridades un valor de la mercancía menor al transportado e introducir más productos asiáticos de los notificados a la Administración.
La organización lograba cometer el fraude manipulando el IVA de las facturas, como recogen los correos electrónicos que Aduanas Senalar enviaba a sus clientes, según los investigadores.

Los importadores chinos pagaban a Seseña una tarifa plana de 4.950 euros por contenedor.