Importancia del equilibrio decorativo

Coloured cushion in the modern couch
Coloured cushion in the modern couch

Las corrientes decorativas de hoy, con todas sus diferencias, apuestan a un norte común: el pleno disfrute de los espacios por aquellos que los habitan.
En el caso del hogar, eso es lo que buscan los “deco coach” al intervenir un espacio. Para ello es necesario saber quiénes y qué hacen los miembros de la familia, sus gustos, sus necesidades… a partir de ahí se planifica la decoración o reorganización del lugar.

De nada vale tener espacios “de revista” si no van a ser aprovechados, si nadie les va a dar uso o no se permite su disfrute. Estaríamos convirtiendo nuestros hogares en centros de exhibición y esto va en detrimento de la dinámica familiar saludable.
“Cada cosa en su lugar y para cada lugar sus cosas”, es decir que el orden debe imperar, eso es algo no negociable a lo que cada miembro de la casa debe comprometerse. Por esto la importancia que siempre le doy a que los niños de cierta edad y los adolescentes sean parte de los cambios o novedades que se produzcan en casa, que puedan imprimir sus gustos y necesidades en los espacios que serán de su uso. E igualmente, es cosa del pasado eso de que los hombres no se involucran en la decoración, pues también es su hogar.

Cada familia tiene un patrón diferente, pero por lo general dicen que pasamos cinco años de nuestras vidas frente al televisor, por lo que si somos de disfrutar en familia o por separado de la sala, un sofá para todos debe ser prioridad en la lista. Si no podemos contar con uno de gran tamaño entonces completar con cojines de piso, otomanes o butacas auxiliares para acurrucar a todos.

Se ha de tomar en cuenta la edad de los habitantes; si tenemos niños pequeños cuida que la tapicería del mobiliario sea duradera o que se pueda lavar con facilidad. Esto incluye cojines y alfombras. Aunque sus habitaciones estén perfectamente diseñadas para ellos también les gusta estar con papá y mamá, por lo que un rinconcito para ellos en la sala o donde se reúne la familia, ya sea en la tele o en el balcón, sería de gran provecho para todos. De igual manera si tenemos mascotas habrá que ver el permiso que le daremos de estar en los muebles.

Los adolescentes también viven en casa y son celosos de su territorio. Si comparten habitaciones con hermanos debe reinar el respeto entre ellos y sus pertenencias, que cada uno tenga su lugar, además de su lugar de estudio o de hobby, como un instrumento musical tal vez.
Al menos una de las comidas en familia es una idea genial para integrar a los miembros de casa, procure un comedor donde puedan estar sin tropezar todo el mundo con un montón de muebles. Es preferible que puedan disfrutar juntos a que tengamos esa gran mesa auxiliar para guardar cosas.

Si en casa se disfruta de la lectura, una butaca con una mesa auxiliar funciona para un buen libro o tomar un cafecito en el balcón.
Las habitaciones son para descansar, pero en familias con niños pueden ser desde un centro de convenciones hasta la sala de cine perfecta para toda la familia, así que recuerda que sean pensadas para compartir muchos ratos.