Imprevisiones que salen caro

Al bloquear el jueves, todo cruce de tránsito terrestre entre Santo Domingo y Santiago por diez horas, un desastroso choque múltiple a la altura de Piedra Blanca, Bonao, tuvo repercusiones equivalentes a las de un desbordamiento fluvial o de un mayúsculo derrumbe de rocas sobre la ruta. La falta de equipos apropiados para retirar rápidamente los escombros de vehículos involucrados en el accidente y la ausencia de una reacción rápida de las autoridades agravaron los efectos de un suceso de tránsito en el que apenas hubo daños humanos, afortunadamente.

Lo que sí hubo fue un severo impedimento para que se desplazaran cientos de vehículos en ambas direcciones cuyos ocupantes quedaban sin poder continuar sus agendas de viaje, de los más diversos propósitos y no pocos de ellos con urgencias de llegar a sus destinos. La imprevisión de autoridades que deben estar alertas y conscientes de la naturaleza de sus funciones para enfrentar acontecimientos resultó de mucho perjuicio. No parecieron preparadas para tomar el toro por los cuernos. Carentes de modos expeditos para urgir por comunicación móvil el traslado al lugar de grúas y personal de refuerzo. En sus expectativas no aparecía una eventualidad de tal magnitud aunque de ordinario los accidentes de tránsito con participación de vehículos pesados causan obstáculos parecidos en la autopista Duarte y otras carreteras troncales dignas de mayor vigilancia.

Expresión de condolencias

Con el deceso de don Mario Lama concluye su presencia un empresario excepcional, sinónimo de triunfo personal mediante el esfuerzo y la creatividad. A él, a su difunto padre, que fue el iniciador de la gran empresa, y a sus hijos, se debe una de las entidades del comercio más importantes de este medio. Proveedora de bienes de consumo de un notable crecimiento para esta colectividad cuyas necesidades de servicios comerciales se han expandido.

Fue descrito por uno de sus cercanos colaboradores y relacionados como un “guerrero imbatible, forjado en el trabajo y la sencillez”. Tras el impacto económico y social de su paso por la vida terrenal, su desaparición física es motivo de pesar en el país y mueve a la solidaridad para con su esposa, doña Elsa Haché, y descendientes. Su legado es significativo. Paz a su alma.