Impuesto 9-1-1 chocaría con cláusulas del DR-Cafta

El economista explicó las implicaciones del nuevo impuesto

La República Dominicana podría verse sometida ante el mecanismo de conciliación del DR-Cafta si se implementa en el país el impuesto a las llamadas telefónicas entrantes internacionales como vía de financiamiento del Sistema de Emergencias 9-1-1.
La advertencia fue hecha ayer por el economista Ernesto Selman, quien observó que ese tipo de gravamen viola los acuerdos de libre comercio a nivel de bienes y servicios, aspectos contenidos en cláusulas específicas de ese convenio internacional.
“Esperen que del DR -Cafta vienen desde Estados Unidos a recurrir ese impuesto, porque eso perjudica el comercio libre, porque los países signatarios, si usted pone sus impuestos, es problema suyo, pero cuando usted pone un impuesto que afecta la transacción de bienes y servicios ya ahí hay un problema”, expresó el vice presidente del Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles (CREES).
Otro aspecto negativo que observó sobre el impuesto contenido en el proyecto de Ley del Sistema de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1 que cursa en el Congreso Nacional, es que el país es el sexto en el mundo que tiene impuestos en telecomunicaciones y, partiendo del concepto de que la adopción de las nuevas tecnologías de las telecomunicaciones contribuye a un mejor desarrollo, entiende que no fue una buena propuesta.
Recordó que el sector Telecomunicaciones tiene el 18% de IVA o Itbis, un 10% de Impuesto Selectivo al Consumo que no tiene devolución, además de un cargo de 2% para desarrollo de las Telecomunicaciones CDT, que es “una contribución”, pero en lugar de ser voluntaria, es un impuesto y desde hace cuatro años la mitad va a Presupuesto Nacional.
“Poner más impuestos de la cuenta a un sector clave me parece que, si de verdad lo que queremos es desarrollar no recaudar por recaudar, me parece que es un error… Sí va a perjudicar a los consumidores y sí va a perjudicar a las empresas involucradas desde las que están fuera hasta las que están dentro”, aseguró.
Señaló además que el propósito final de recaudación no sería mayor, como se estima, debido a que el nuevo impuesto llevaría a las personas a utilizar otras vías alternativas a la telefonía tradicional, como las vías que permite el internet.
“Creatividad fiscal”. Selman expresó que situaciones de ese tipo ocurren por el hecho de que se tiene un gasto creciente y los ingresos, aunque también se incrementan, no llegan a alcanzar el nivel del gasto. “Cuando usted quiere gastar más usted dice “¿cómo financio esto?” y ahí viene la creatividad fiscal, la creatividad perniciosa que hemos tenido en 11 parches fiscales desde el año 2000 que termina distorsionando el sistema económico”, puntualizó.