Impuesto a llamadas internacionales sería inadmisible

8a

SANTIAGO.- Sonia Guzmán de Hernández, exsecretaria de Industria y Comercio que encabezó el equipo oficial que negoció el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Centroamérica (DR-Cafta), aclaró ayer que de acuerdo a las cláusulas del contrato un nuevo impuesto a las telefónicas sería inadmisible.
Al externar su opinión sobre la implementación de un impuesto a las llamadas telefónicas entrantes internacionales como vía de financiamiento del Sistema de Emergencias 9-1-1, Guzmán de Hernández aclaró que de efectuarse habría un daño a la libre comunicación y a lo declarado en el tratado de Libre Comercio.
“Creo y aparentemente así se siente, que las telefónicas están molestas y perjudicadas con este impuesto. Considero que, de acuerdo al tratado, no se puede. Lo que habría que ver dentro del capítulo de comunicaciones y servicios transnacionales es si existe la posibilidad de que ellos eleven un recurso sustentable para que no se llegue a imponer los impuestos a las telefónicas”, observó.
Recomendó a las partes verificar el grado de derecho con abogados especialistas en la materia, ver el texto del tratado y hacer una verificación de lo que se puede y no se puede hacer.
Guzmán de Hernández dijo que el Gobierno se ha manejado con un déficit enorme en todos los años que tiene dirigiendo los destinos del Estado y observó que si eso no se corrige a tiempo el país va por muy mal camino.
“El Gobierno se ha estado manejando muy mal con relación al déficit. Creo conveniente que eso se corrija dentro de un ahorro y una reestructuración del gasto público, que en la medida que se realice con responsabilidad y criterio, puede sustentar el gran servicio que presta el 9-1-1”, expresó la exfuncionaria.
De esa manera, la hija del expresidente Antonio Guzmán manifestó que ya la población , está cansada de que a cada problema presupuestario se le eche mano a los impuestos.
Coincide con Selman. La semana pasada el economista Ernesto Selman advirtió que República Dominicana podría verse sometida ante el mecanismo de conciliación del DR-Cafta si se implementa el impuesto a las llamadas telefónicas entrantes internacionales.
Agregó que ese tipo de gravamen viola los acuerdos de libre comercio a nivel de bienes y servicios, aspectos contenidos en ese convenio.