Impuestos a boletos disminuyen los viajes

POR MARIO MENDEZ
La preferencia de los dominicanos por viajar al exterior ha descendido, debido a que los impuestos aplicados a los boletos aéreos han elevado significativamente los costos de los viajes, afirmó el empresario Gustavo de Hostos. Al participar en el Encuentro Económico del periódico Hoy, en representación de la Asociación de Líneas Aéreas, Gustavo de Hostos dijo que una familia de seis miembros tiene que pagar 1,596 dólares sólo por concepto de impuestos, lo cual consideró alto.

Explicó que un boleto de ida y vuelta que cueste 800 dólares, tiene incluido 266.58 dólares en gravámenes.

Igualmente, dijo que un boleto aéreo en una tarifa promedio de 400 dólares, paga un equivalente a 32 por ciento en impuestos.

Cuestionó el intento de la Secretaría de Turismo de establecer un gravamen adicional de cinco dólares a los pasajeros que viajan al país y a los que salen del territorio nacional, por la vía aérea.

Igualmente, se opuso a la pretensión de la Secretaría de Agricultura de establecer un gravamen adicional de entre seis y quince dólares por avión, para inspección fitosanitaria.

De Hostos dijo que el secretario de Turismo ha anunciado que hará un estudio de competitividad en los diferentes destinos de la región, lo cual consideró positivo.

Consideró que los resultados de ese estudio podrían demostrar que la industria turística no soporta mayores gravámenes.

Al referirse al intento de la Secretaría de Agricultura de establecer un nuevo gravamen, De Hostos, miembro del Comité de la Asociación de Líneas Aéreas, responsable del análisis y evaluación de los efectos de los nuevos impuestos sobre la competitividad, explicó que entiende y respeta que hay que evitar las plagas foráneas en el país, pero las medidas en ese sentido “deben hacerse en coordinación”, cuyo cargo no tenga que ser aplicado en su totalidad a la línea aérea.

Este impuesto, dijo, se agregaría a una serie de gravámenes que se les aplican a los boletos aéreos y que son exagerados con relación a los que se implementan en otros países.

Por otro lado, De Hostos dijo que siente satisfacción por la recuperación del valor del peso dominicano, pero está consciente de los desafíos que ello representa en cuanto a los diferentes sectores de la economía y su competitividad, incluyendo el turismo y las líneas aéreas.

Asimismo, dijo que no hay incentivo para que en el país comiencen a operar líneas aéreas nacionales con vuelos regulares.

En ese sentido, dijo que todavía la Aviación Civil del país se encuentra en la categoría 2, de manera que no se permite que aeronaves matriculadas en el país ni que tripulaciones dominicanas puedan volar a los Estados Unidos, que es el mayor mercado.

Sin ese mercado, indicó, una línea aérea dominicana no podría se competitiva. Sostuvo que sería importante que el país tenga sus propias aeronaves que puedan volar a los Estados Unidos.

Abogó porque en el marco de un proceso de reingeniería del sector aeronáutico dominicano, se establecen algunos incentivos para inversiones en esta área. “Muchos países, sobre todo del mundo emergente, en vía de desarrollo, dan incentivos a sus líneas aéreas”, dijo. En cambio, las líneas dominicanas tienen que pagar lo mismo de impuestos que las extranjeras, indicó.

“Y como no podemos utilizar aeronaves ni tripulaciones propias, ya vamos con una desventajas”, dijo. Estimó también que la tendencia de dominicanos a viajar es hacia la baja.