Impuestos innecesarios

http://hoy.com.do/image/article/332/460x390/0/A0734649-B025-4309-88B9-B2A77CAA3091.jpeg

POR JUAN M. RAMIREZ
El presidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y dos economistas definieron anoche como excesivos e innecesarios los impuestos anunciados por el presidente Leonel Fernández para cubrir el déficit del gobierno y consideraron que esos recursos se podrían obtener con sólo ajustar los gastos de la administración gubernamental.

Entrevistados por separado, también coincidieron en que a partir de la vigencia de esos gravámenes la situación de los dominicanos empeorará, porque tendrán que pagar más y nuevos impuestos con cada vez menos recursos.

Así opinaron el economista y empresario, Arturo Martínez Moya, el ex gobernador del Banco Central, Guillermo Caram y el presidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Ramón Alburquerque, tras el discurso del mandatario.

Martínez Moya consideró excesivos e innecesarios los impuestos anunciados por Fernández, quien planteó la ampliación del Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados y de Servicios (ITBIS),  el aumento de 1 a 2% a la vivienda suntuaria, el mantenimiento hasta el 2009 de la tasa del 30% al impuesto y los demás gravámenes.

Martínez Moya señaló que el déficit fiscal en estos momentos es  de 4.2% del Producto Interno Bruto, del cual al gobierno central corresponde el 1.5% y el Banco Central aproximadamente el 2.8%.

 Añadió que  el compromiso de la gestión de Fernández con el Fondo Monetario Internacional es de que debe tener en la actualidad un déficit de 2.7% del PBI.

“Eso quiere decir que el Presidente se ha excedido en 1.3% del PIB. De modo que no es verdad lo que dice el presidente Fernández de que tiene que buscar un 3% del PIB, sino 1.3%”, sostuvo el economista.

Por consiguiente, aclaró que no son RD$35,000,000 los que tiene que buscar el gobierno, sino aproximadamente la mitad, lo que puede obtener con el ahorro que planteó en sueldos, viáticos, servicios, honorarios, material y suministros.

“De modo que esos RD$15,000,000 que se ahorrará con la austeridad son suficiente para lo que está exigiendo el FMI, que es terminar el déficit con 2.7%”, añadió.

Expresó que si el mandatario lo hace de la manera que señala no tiene necesidad de colocar impuestos a  los artículos de la canasta familiar, como café, azúcar, cacao y todos los productos que fueron excluidos por el Congreso en la anterior reforma fiscal.

Aseguró que el sector construcción será paralizado debido a que los dominicanos no podrán pagar el alto costo de las viviendas, como consecuencia del aumento de los impuestos.

De su lado,  Caram consideró que la reforma fiscal que anunció el presidente Fernández  se quedó corta y que fue más el “murmullo” que provocó, que lo que realmente presentó.

Estimó que en materia de reducción de gastos el mandatario se quedó corto, ya que no anunció nada de manera concreta que signifique una reducción significativa, al parecer,  para no entrar en contradicción con el FMI.

En cuanto a los subsidios, agregó, Fernández no explicó de manera concreta cómo los va aplicar, tras advertir que para eliminar el del sector eléctrico hay que renegociar los contratos, lo que se soslaya totalmente en el discurso.

Indicó que para reducir el subsidio al gas licuado de petróleo en el transporte, el mandatario no anunció ninguna medida, por lo que consideró que todo seguirá igual.

En tanto,  Alburquerque advirtió que el golpe que recibirá la población por los impuestos anunciado por el presidente Fernández será estremecedor, sobre todo por la ampliación de la base del ITBIS y la eliminación de los subsidios.

Criticó que Fernández silenciara en cuanto a la construcción del Metro de Santo Domingo, una programación de RD$1,800 millones y que, añadió, pasa de los RD$3,000 millones.

Dijo que el mandatario mintió cuando señaló que en su gestión ha habido una reducción de la nómina pública, cuando los propios organismos internacionales revelaron que el aumento ha sido de 59,000 personas.

Negó que sea un grupo muy reducido de productos los que pagarán impuestos, ya que los que dejó fuera el anterior Congreso superan los 200, por lo que entiende que se producirán aumentos desproporcionados en los artículos de primera necesidad.

Advirtió que el costo de las viviendas también se colocará fuera del alcance de la mayoría de la población, ya que el Presidente aumentó los impuestos en cien por ciento.