Impulsan bonos de Constructora Odebrecht

Odebrecht tiene su sede central en Salvador en Brasil

Los acreedores de la mayor compañía constructora de América Latina se ven recompensados en momentos en que los gobiernos de Brasil a Venezuela impulsan proyectos de infraestructura para apuntalar el crecimiento económico de la región, que podría debilitarse por cuarto año.

Los millones de pagarés de SA con vencimiento en 2042 rindieron 18 por ciento este año, el porcentaje más alto entre los bonos de compañías de países emergentes con grado de inversión de Standard Poor’s y tres veces el aumento promedio, muestran los datos que reunió Bloomberg.

Odebrecht, que construyó tres estadios para la Copa Mundial de fútbol que comienza el mes que viene en Brasil, tiene US$34.000 millones de proyectos pendientes, lo que ayuda a la compañía a tener una calificación crediticia de S&P que es más alta que la del propio país.

Odebrecht, que tiene su sede central en Salvador, capitaliza la promesa de la presidente Dilma Rousseff de gastar más de US$306.000 millones en proyectos de obras públicas para tratar de compensar una demanda interna deslucida.

“No es una constructora local”, dijo Peter Lannigan, director gerente del agente bursátil CRT Capital Group LLC, en una entrevista telefónica desde Stamford, Connecticut.

“Construyen grandes proyectos de infraestructura en los sectores de transporte, infraestructura, servicios sanitarios, centrales eléctricas, estadios… proyectos que son sumamente importantes para los países donde los construyen”, explicó Peter Lannigan a Bloomberg.

Aumento de calificación. La oficina de prensa de Odebrecht no accedió a formular comentarios sobre el desempeño de los bonos o las perspectivas de la compañía al responder preguntas por correo electrónico.

El 9 de mayo, S&P elevó la calificación de Odebrecht un nivel a BBB, el segundo grado de inversión más bajo y un escalón por arriba de la nota BBB- de Brasil. En marzo, Brasil sufrió su primera rebaja de calificación en una década.

Las economías de América Latina crecerán 2,2 por ciento este año, el ritmo más lento desde la contracción de 2009, según las estimaciones de analistas que reunió Bloomberg.

El crecimiento en Brasil se desacelerará de 2,3 por ciento en 2013 a 1,8 por ciento este año. La economía de Venezuela se contraerá 1 por ciento.

“Prevemos que las inversiones en infraestructura continuarán en la región aún en una situación macroeconómica más complicada debido a las necesidades que aún existen”, dijo Renata Lotfi, analista de S&P, en una entrevista telefónica desde Sao Paulo.

“La compañía tiene la capacidad y los antecedentes para obtener nuevos proyectos, por lo que no prevemos que vaya a tener problemas para renovar su lista obras pendientes”.

S&P decidió dar a Odebrecht una calificación más alta que la del gobierno porque determinó que la compañía sería capaz de pagar su deuda aun cuando Brasil entrara en suspensión de pagos y los proyectos se redujeran en Venezuela, según Lotfi. La cuarta parte de las obras pendientes de la empresa fueron encargadas por Venezuela, mientras que alrededor de un tercio provienen de Brasil, según S&P.