Incentivarían proyectos sociales

http://hoy.com.do/image/article/53/460x390/0/A1AA6B4A-8229-4EC0-847A-89B89652BA32.jpeg

POR MANUEL JIMENEZ
El presidente Leonel Fernández dijo ayer que las autoridades podrían contemplar la creación de incentivos fiscales a las empresas privadas que colaboran con las organizaciones de la sociedad civil en el desarrollo de proyectos de interés social.

Fernández, al intervenir en un evento celebrado en la sede de la Fundación Global, Economía y Desarrollo, dijo que ciertamente este mecanismo de compensación no ha sido tomado en cuenta en el país, como ocurre en otras naciones, entre ellas, Estados Unidos.

“Aquí no se ha tomado en cuenta la capacidad para colaborar con organizaciones de la sociedad civil, de cómo se puede deducir del pago de impuestos esa cooperación que brindan las empresas”, expresó el gobernante.

Dijo creer que el modelo norteamericano de exención de impuestos a las empresas que colaboran con organizaciones de la sociedad civil, resulta un buen ejemplo para la República Dominicana.

Eso permitiría, a su vez, el fortalecimiento de este tipo de organizaciones que redunden en beneficio del criterio del desarrollo sostenible”, dijo.

 Fernández manifestó que bajo los nuevos esquemas de globalización, las empresas tienen que preocuparse porque se cumpla con los derechos humanos, la libertad de asociación y la de expresión.

“Tienen que cumplir con las normas de derecho laboral y las normas internacionales aprobadas por la Organización Internacional del Trabajo”, dijo.

 Destacó que ahora se exige en los acuerdos internacionales, como el de Libre Comercio, una cláusula donde el país se compromete a respetar los principios de la OIT.

 Dijo que la cláusula debe establecer el derecho a la sindicalización, a la negociación colectiva, principios fundamentales de lo que son las normas laborales y también, el respeto a las normas medioambientales, como obligación moral de las empresas.

El presidente Fernández pronunció las palabras de apertura de la “Primera Conferencia Dominicana de Responsabilidad Social Empresarial: Desarrollo Sostenible y Estrategia de Competitividad”, celebrada en la sede de la Fundación, en esta capital.

Además de Fernández, en el evento hablaron Moisés Pineda, representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID); Niki Fabianic, representante del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD); Mirtha Olivares, ex coordinadora General del PFISE; Elena Viyella, presidenta del Consejo Nacional de la Empresa Privada; Rosa Rita Álvarez, presidenta de la Alianza ONG; Altagracia López, rectora de INTEC y Andrés Van Der Horst Hijo, del Consejo Nacional de Competitividad.

 En su opinión, la responsabilidad social depende de la naturaleza y del tipo de empresa.

“Si es una empresa minera, es obvio que no puede actuar a espalda de su responsabilidad medioambiental. Las empresas mineras deben desarrollar una conducta que les permita reparar la degradación que han generado a nivel del medioambiente”, manifestó.

Manifestó  que se sintió muy contento en días pasados cuando ejecutivos de la empresa hotelera que tienen el proyecto Rico Kid, en Macao, Higüey, le explicaban que como parte de sus inversiones en República Dominicana aspiran a comprar unos terrenos colindantes con el “resort” turístico para fines de desarrollo comunitario.

 En esa área construirían viviendas, centros de recreación, escuela, etc. para los habitantes de la comunidad que colinda donde estaría el resort.

 “Eso es responsabilidad empresarial”, puntualizó Fernández, quien entiende que “eso responde a los intereses de la propia empresa”.

“No es algo filantrópico, no es caritativo, va en función de su propio interés de rentabilidad, porque si al lado de esa instalación hotelera hay un gran arrabal, entonces la gente estará incursionando del lado donde están los hoteles, molestando a los turistas y eso provocaría, eventualmente, la ruina del proyecto general”, dijo el Presidente.

El gobernante sostuvo que la responsabilidad social de la empresa privada debe ir más allá de la condición de ofrecer servicios y el “legitimo derecho” de acumular beneficios. “Tiene que haber algún tipo de vinculación entre las empresas y las comunidades donde operan”, sostuvo el mandatario.

Para Fernández, la responsabilidad social de la empresa empieza primero con una ética empresarial que significa pagar los impuestos, “tener transparencia en sus transacciones financieras, tener auditorías rigurosamente profesionales, bien llevadas, correctas y tener rendición de cuentas”.

Agregó que hay todo una ética empresarial que tiene que ser llevada a cabo como premisa de lo que debe ser esa responsabilidad social empresarial o corporativa.

“Ya sabemos que ser transparente, rendir cuentas, auditorías periódicas tampoco es suficiente. Tiene que haber algún tipo de vinculación entre las empresas y las comunidades donde esas empresas funcionan”, sostuvo el gobernante.

 Fernández dijo que “hasta ahora, esa visión del desarrollo sostenible se ha visto como una responsabilidad, prácticamente del gobierno”.

“Como que son los Estados los que tienen la misión, la responsabilidad de diseñar y aplicar esas estrategias de desarrollo sostenible. Hoy sabemos que no es así”, dijo.

Añadió que los gobiernos sólo pueden aportar una parte, “más bien lo que tendría que ver con una estabilidad macroeconómica, si se quiere, con una estabilidad política, con una fortaleza institucional, pero que no pueden hacerlo solo”.