Incertidumbre en Europa tras el “no” francés

LUXEMBURGO (AP).- Un día después de que Francia le dijera “no” a la constitución de la Unión Europea, los líderes del bloque trataban de digerir el mensaje que les llegó de una nación que ha sido motor de la actual unidad del continente.

El futuro de la carta magna cuelga de un débil hilo que podría romperse el miércoles de forma definitiva, ya que Holanda realizará su referendo y las encuestas señalan que hasta un 60% de los votantes rechazaría el documento.

El primer ministro holandés Jan Peter Balkenende dijo al electorado que “no deben dejarse influenciar por Francia”.

De triunfar el “no” en Holanda, la UE podría quedar inmersa en una crisis seria. Luxemburgo, nación que regenta en estos momentos la presidencia giratoria de la UE, pidió un “periodo de reflexión”.

“No debemos jugar con fuego. Debemos mantener la calma”, dijo el canciller luxemburgués Jean Asselborn.

Aseguró que un respiro político de lo acontecido en Francia ayudaría a que Irlanda, Dinamarca, Polonia y otros países realizaran en paz sus referendos. Algunos países descartaron la idea y someterán la carta a una votación en sus respectivos parlamentos.

En México, el presidente de Austria Heinz Fischer consideró que el hecho de que Francia dijera “no” a la constitución de la UE no pone en riesgo la unidad alcanzada hasta el momento, aunque sí es una señal de advertencia que debe ser analizada.

“El que esto haya sido rechazado por la población francesa realmente es una señal de advertencia que hay que tomar en serio”, dijo Fischer, de visita de Estado en México.

“Ahora habrá que analizar con mucha cautela y sabiduría para sacar las repercusiones correctas de este referéndum de Francia, y si es que hubiera otro resultado negativo en otro país, tomar las medidas y acciones correspondientes y adecuadas”, dijo.

Añadió, sin embargo, que “lo que hemos logrado hasta este momento es algo que está sólidamente apuntalado, asegurado y no está en riesgo”.

Javier Solana, secretario de la UE para Asuntos Internacionales, dijo: “Lo crucial es que sigamos trabajando de la misma forma como lo hicimos con anterioridad y que no nos contagiemos de una parálisis psicológica”.

El primer ministro británico Tony Blair dijo que se deberían reevaluar los planes en la cumbre e la UE del 16 al 17 de junio en Bruselas. Pidió a los 25 miembros tener una mente amplia.

“Hay un interrogante más profundo, que es sobre el futuro de Europa y la economía europea”, dijo Blair.

“Hay otro debate en Europa relacionado con trabajos, seguridad económica, servicios públicos y reforma del bienestar social en una era de globalización, inmigración ilegal y crimen organizado”.

Gran Bretaña, considerado como el país más euro-escéptico, podría descartar el referendo en vista de que sea rechazado en varias naciones.

La carta debe ser aprobada por los 25 países miembros de la UE. Hasta ahora nueve naciones lo han hecho: Austria, Hungría, Italia, Alemania, Grecia, Lituania, Eslovaquia, Eslovenia y España.

“Domingo negro para la UE”, tituló su portada el diario alemán Bild.