Incertidumbre en Venezuela

http://hoy.com.do/image/article/329/460x390/0/17075B3F-A119-4BBD-8D97-356FF3D3CA6B.jpeg

CARACAS (AFP).- Los venezolanos llegan al final de la campaña por la presidencia entre advertencias perturbadoras: el presidente Hugo Chávez aparece como favorito pero denuncia un complot, la oposición teme un fraude segura de que gana, y ambos preguntan si el perdedor admitirá su derrota.

De cara a las elecciones que se celebrarán el próximo 3 de diciembre, los comandos de campaña de Chávez y su principal contrincante Manuel Rosales preparan enormes actos de masas este fin de semana, con el fin de proyectar una imagen de apoyo mayoritario.

Rosales ha convocado el sábado a una concentración en la autopista más grande de Caracas, mientras que Chávez -que ha evitado hasta ahora las grandes marchas- quiere colmar el domingo las principales avenidas del centro de la capital y cerrar en Puente Llaguno, donde se concentraron sus partidarios durante el golpe de abril de 2002.

Mientras siguen divulgándose encuestas que dan a Chávez como favorito, con una ventaja de entre seis y 30 puntos, los partidarios de Rosales insisten en que los electores pueden sentirse intimidados en revelar su verdadera intención de voto.

Chávez denuncia que algunos sectores de la oposición habrían tratado de contactar con militares y que prepararían un complot, “un plan B”, en caso de que los resultados no favorezcan a Rosales.

El candidato opositor afirmó que está dispuesto a reconocer los resultados electorales, siempre que estos sean “transparentes y no se cambien las reglas de juego al último minuto”.