Incoherencias, caos y anomias del PLD

Ubi Rivas.

Las incoherencias, el caos y la anomia en la conducencia del destino nacional por el tristemente famoso Partido de la Liberación Dominicana (PLD), es la resultante directa del abandono de los principios éticos y disciplinarios inculcados por el escritor y presidente Juan Bosch por su cuestionable discipulado enquistado en el Sanedrín del Comité Político de 35 marchantes que arbitran al país por encima del Congreso Nacional.

Una simple disposición del ADN que dispone el curso vial de calles del sector de Navo, es inadvertida por los conductores, muestra del permisivismo que por l9 años ha prohijado el PLD en no imponer el imperio de la ley a la ciudadanía, porque el enojo drena el clientelismo y a su vez conspira con el abyecto continuismo para seguir peor.

El Caribe del día tres del presente mes grafica el desorden de centenares de paradas informales de minibuses y autobuses que bruscamente se detienen con gran temeridad de sus conductores, la mayoría en camisillas, peligrando a los vehículos cercanos y el personal indefenso, sin la intervención de las inoperantes AMET, Digeset e Intrant, tres inservibles adefesios, incapaces de controlar los desmanes de las “voladoras”, auténticos kamikazes.

No se avizora un diseño eficaz para disminuir los endemoniados tapones vehiculares, que no disminuyen ni siquiera en esta etapa de vacaciones escolares donde hace poco disminuía hasta un 30%, y en el calor estival y los apagones que en l9 años el PLD ha demostrado incapacidad de superar, presagian escenarios sociales explosivos, por agotamiento de la paciencia ciudadana.

El Caribe del tres del presente mes reseña una noticia rica en anomia, donde el director del DNI, declara, como si nada, que la PGN y PN saben el paradero del prófugo Quirinito, aparentemente ignorándolo su departamento, revelación de incoherencia y desorden.