Incorporarán tres mil pacientes a tratamiento

POR ALTAGRACIA ORTIZ GOMEZ
El gobierno tiene el propósito de incorporar 3,500 personas infectadas con el Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH/SIDA) al Programa de Atención Integral que provee los antiretrovirales y alimentos, informó ayer el doctor Alberto Fiallo, director ejecutivo del Consejo Presidencial del SIDA (COPRESIDA).

Aseguró que desde ya las personas se están acercando a hacerse la prueba para establecer si tienen el virus y si necesitan tratamiento.

El programa necesitará de US$3 a US$4 millones, pero el país tiene ya suficiente recursos, provenientes de préstamos y donaciones.

Esa cifra se irá incrementando cada año, precisó Fiallo, quien indicó que esos recursos se irán incluyendo en el presupuesto nacional, hasta lograr que la enfermedad sea prevenida y controlada con recursos del Estado, no por donaciones.

Dijo que el programa tendrá un control financiero que garantizará mayor eficiencia. Para que los pacientes reciban atención integral, deben pasar por una red voluntaria que les da orientación, les somete a los procedimientos de post prueba y pre prueba y cada persona recibe tratamiento personalizado.

La red contempla el ingreso de los pacientes a centros de salud cuando sea necesario y la recepción de antiretrovirales, conforme lo requiera su organismo.

“Se trata de un esfuerzo tremendo que implica hacer la reforma en el caso del VIH/SIDA)”, dijo Fiallo tras señalar que también se continuará trabajando contra la estigmatización y la discriminación.

Unas 600 personas recibían el tratamiento antiretroviral hace unos meses, ahora llegan a 900 y se espera que completen los 1000 antes de que llegue el 2005.

Actualmente el país cuenta con US$48 millones que recibe de la Fundación Global, también un préstamo del Banco Mundial y donaciones de la Fundación Bill Clinton, con lo que se puede controlar la epidemia y prevenirla.

A su juicio, ahora hace falta racionalizar el gasto y hacer una buena ejecución.

La epidemia sigue afectando a los pobres, a las mujeres y a los pobladores de los bateyes, precisó Fiallo, quien ofreció estas informaciones, previo a la conmemoración del Día Mundial del SIDA, que tendrá lugar el primero de diciembre.

La epidemia de SIDA ha disminuido en  el país, pero la percepción de riesgo ha bajado, lo que implica la necesidad inmediata de campañas educativas en torno al peligro de la infección.

La prevalencia del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) en el país es de uno por ciento en la población adulta sexualmente activa, aunque en los bateyes de la región Este, es de cuidado, llega a 5.7 por ciento y en La Romana de 2.5.

Algunos insisten en que esa epidemia ha bajado a menos del uno por ciento.

Se estima que 45 mil personas adultas están infectadas por el virus, con la gravedad de que desconocen su situación de salud, de acuerdo a datos de la Encuesta Demográfica y de Salud Endesa del 2002.

Aunque la gente en un 95 por ciento sabe que existe el SIDA y que lo puede prevenir, el 53 por ciento tiene una pobre percepción de riesgo, lo que significa que saben de la mortalidad que causa, pero no la previenen.