Indigentes vuelven a situarse debajo de los elevados

P6

A pesar de los anuncios hechos por el Ayuntamiento del Distrito Nacional de que los indigentes serían sacados de debajo de los elevados, lo cierto es que poco a poco estos han vuelto a hacer de estos espacios, su guarida.
En el conjunto de elevados de las avenidas 27 de Febrero y John F. Kennedy se observan nidos de cartón, que los menesterosos usan para resguardarse en las noches.
En su mayoría son hombres, cuya procedencia los que residen en la zona desconocen, que han instaurado casas improvisadas de cajas, teniendo como techo las enormes estructuras.
En el elevado de la avenida de la Kennedy que cruza la Winston Churchill, incluso hay fogones armados, restos de desperdicios quemados, recipientes de agua vacíos y otros trastos, que dejan más que una contaminación visual.
En el elevado de la 27 de Febrero que inicia en la Leopoldo Navarro, en toda la base se colocaron mallas metálicas para evitar que se instalen debajo vendedores ambulantes y también los indigentes, en el caso de esos últimos, la medida no ha sido del todo efectiva, pues como quiera penetran.
El que más llamó la atención durante el recorrido por la ciudad, es donde concluye el paso peatonal de la avenida Ortega y Gasset con 27 de Febrero, justo en la esquina del Centro Olímpico; es el grupo que ha tomado esa zona como su refugio y hasta ropa tiende en las áreas verdes.
A pesar de que quienes transitan, hacen vida o tienen negocios en el entorno de estas infraestructuras aseguran que estas personas son inofensivas; la realidad es que su presencia en esos espacios públicos los arrabaliza, sobre todo, por la basura que producen y acumulan ahí.