Industria automovilística emerge como el segundo frente de crisis económica

WASHINGTON. AFP. La industria automovilística emergía  ayer como el segundo frente de la crisis económica mundial, después del sector financiero, en medio de desesperados llamados a rescates gubernamentales y amenazas de despidos masivos.

 En tanto, en Lima, los líderes de 21 economías del Foro de Cooperación Asia-Pacífico (APEC) se aprestan a enviar este fin de semana un mensaje de apoyo al libre comercio para hacer frente a las presiones proteccionistas derivadas de la crisis.

 Fabricantes de coches en Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania e Italia han enviado pedidos de auxilio a sus gobiernos, intensificando el temor a una recesión larga y dolorosa en el primer mundo.

 “La industria del automóvil está ligada a muchas otras industrias y el impacto negativo (de su posible colapso) en el desempleo es inimaginable”, estimó Daisuke Uno, estratega jefe de Sumitomo Mitsui Banking Corporation.

 Los presidentes de los denominados “Tres Grandes” fabricantes de coches estadounidenses (General Motors, Ford y Chrysler) regresarán el miércoles al Congreso, tras advertir el martes que la economía del país enfrenta un “colapso catastrófico” si el gobierno no les otorga 25.000 millones de dólares adicionales en garantías de préstamos.

 “Lo que nos expone al fracaso ahora es la crisis financiera mundial, que ha restringido seriamente el crédito disponible y reducido las ventas de la industria al menor nivel per cápita desde la Segunda Guerra Mundial”, dijo el presidente de GM, Rick Wagoner.

 En Gran Bretaña, la Sociedad de Fabricantes y Comerciantes de Automóviles (SMMT) y la Federación de la Industria Automovilística Minorista llamaron al gobierno a adoptar medidas para proteger al sector automovilístico de una contracción crediticia.