Industria turística y exportaciones, cruciales para la agropecuaria

Industria turística y exportaciones, cruciales para la agropecuaria

Osmar Benítez

La industria turística y los mercados internacionales representan dos segmentos cruciales para el sector agropecuario dominicano, pues en esos dos nichos se producen volúmenes de ventas que tienen un impacto importante en la economía y en la generación de riquezas.

La proyección de las ventas para este año al sector turístico es una muestra palpable: más de 800 millones de dólares, un monto superior al año 2019, cuando el turismo aún no recibía el impacto demoledor del virus covid-19 por el cierre total o parcial de las operaciones para controlar los contagios.

El ingeniero Osmar Benítez, presidente ejecutivo de la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD), está más que satisfecho con ese encadenamiento productivo entre el sector que representa y la industria turística, sobre todo porque con el paso de los años han podido satisfacer la demanda de uno de los principales motores de la economía.

“En el 2003 el sector turístico importaba más del 23% de la demanda de alimentos del país, hoy en día apenas está importando el 8%, porque el sector agropecuario ha estado atendiendo esa demanda.

Le puede interesar: Por esfuerzo de sector agropecuario RD tiene autosuficiencia alimentaria

“El sector turístico es fundamental para nosotros, porque nos compra más de 850 millones de dólares al año, el último espacio, en el 2019, fueron 879 millones de dólares que le vendimos. En este año las ventas van a superar los 800 millones de dólares, por eso decimos en el sector agropecuario que, cada vez que el sector turístico pide algo, lo apoyamos de una vez, porque es crucial para nosotros”, destacó el exministro de Agricultura.

Los años 2020 y 2021 registran una caída en el turismo global por la referida pandemia. De hecho, en esos años, respectivamente, ingresaron al país 2,4 millones de visitantes, y 4.9 millones, cifras que distan de los 6.4 millones que arribaron en 2019

“Si el turismo cae nos afecta, pero no nos caemos, porque tenemos el mercado interno y las exportaciones”, refirió Benítez.

Las Exportaciones

Que el país sea el principal proveedor mundial de cacao y banano orgánicos es un dato que enorgullece al sector agrícola, y Benítez, como uno de sus representantes, ondea la bandera del éxito.

“En los últimos diez años en el país se han sembrado 600,000 tareas adicionales de cacao, y se exportan cerca de 250 millones de dólares.

“Somos el principal proveedor de banano orgánico al mundo, exportamos 400,000 toneladas de banano al año, que representan casi 400 millones de dólares”, afirmó al destacar que el país no está solo en la competencia, pues le siguen México y Perú.

Asimismo expresó que el reglón frutas y vegetales supera en ventas en el exterior los 600 millones de dólares, y es que “Los países desarrollados quieren frutas tropicales, quieren aguacate, mango, banano, piña, zapote, chinola”.

Benítez añadió además a las exportaciones de origen agrícola el tabaco, del que se exportaron 1,236 millones de dólares en 2021, un monto récord en los últimos diez años.

Sobre el cultivo de caña de azúcar afirmó que en los últimos años se ha dinamizado, por lo que hay sembradas alrededor de 115,426 hectáreas.

La industria azucarera fue un pilar de la economía dominicana, pero con la reducción de las exportaciones hacia Estados Unidos, en la década de 1980, cayó de manera estrepitosa, y en adición los ingenios estatales fueron privatizados en 1999.

En ese contexto Benítez planteó un tema crucial del sector azucarero: la mano de obra extranjera.

“Tenemos que atender un tema que lo hemos hablado con todos los gobiernos, la mano de obra haitiana, porque algunos legisladores norteamericanos viven acusándonos de esclavitud en el trato, y eso no es verdad.

“Es un tema político que nos hace daño, y hay gente que quiere incentivar eso. A los haitianos se les trata de manera humana, y repatrian dólares para sus familiares en Haití”, refirió.

La semana pasada el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos denunció que en la industria azucarera todavía existen “condiciones degradantes” de trabajo.