Inflación cerraría por debajo de 36%

http://hoy.com.do/image/article/31/460x390/0/F2FE3D19-2A9F-4AB5-825E-55D1310EC9E3.jpeg

POR SOILA PANIAGUA
El gobernador del Banco Central dijo ayer que al finalizar el año 2004, la inflación estaría por debajo del 36%, alrededor de 9,0 por ciento inferior a los niveles proyectados, tanto por el Fondo Monetario Internacional (FMI) como en el Programa Monetario.

Según Héctor Valdez Albizu, el índice de Precios al Consumidor (IPC), disminuyó el pasado septiembre en -1.13%.

Añadió que una disminución mensual de esta magnitud no se había experimentado en los últimos doce años.

Manifestó que una gran parte del impacto inflacionario que se estimaba, podría haber tenido la aplicación de la reforma tributaria, ha sido relativamente compensado por la baja en la tasa de cambio, pese a los continuos incrementos en el precio de los hidrocarburos.

“Esta situación está repercutiendo favorablemente en el poder adquisitivo de la familia dominicana, en especial de las clases media y baja, lo que se evidencia en el aumento de 15.5% registrado en las ventas promedio mensuales de los principales supermercados, en el período julio-septiembre”, afirmó.

Agregó que lo mismo ocurrió en las tiendas de tejidos, que con relación al período enero-junio de este año, incrementaron en 23.4% sus ventas promedio, en los meses de julio y agosto.

Valdez Albizu ofreció esas informaciones al pronunciar un discurso en el acto que se llevó cabo en la Casa San Pablo, en ocasión de la celebración del 57 aniversario de su fundación, donde emocionado con lágrimas agradeció el apoyo ofrecido al personal del Banco Central y su familia y anunció una serie de medidas que favorecen a los empleados.

“Son tiempos difíciles, porque como consecuencia de un endeudamiento interno y externo irresponsable, se ha comprometido alrededor del 40% de los ingresos fiscales, haciendo insostenible el manejo de las finanzas públicas”, expresó.

Dijo que en el período enero-septiembre de este año, El Producto Interno Bruto (PIB) reflejó un crecimiento de 1.4%, por efecto de la expansión del gasto que se produjo durante el período pre y post electoral, y por la recuperación de algunas actividades productivas y de servicios.

Agregó que si la economía sigue recuperándose, el PIB podría crecer este año en 1.8%, superior a las proyecciones de -1.0% utilizadas en el Programa Monetario del Banco Central y en las estimaciones del FMI.

Proyectó, asimismo, que el PIB per cápita corriente expresado en dólares, podría alcanzar a finales de este año, un valor de US$2,019.7, para un crecimiento de 5.7%, en contraste con la caída de -24.5% registrada en el 2003.

En tanto, dijo que al mes de septiembre se registró un superávit en la cuenta corriente de la balanza de pagos, ascendente a US$1,263.2 millones, el cual se estima se mantendrá hasta el final del año, con un nivel en torno al 7.o% del PIB.

Refirió que el resultado preliminar de la balanza de pagos global en el período enero-septiembre fue de US$158.0 millones, que continuará siendo positivo y que se estima en cerca de US$200 millones al cierre del año.

Expresó que desde el 16 de agosto a la fecha, el tipo de cambio se redujo en 917 puntos, lo que se está traduciendo en reducciones en los precios, principalmente en los bienes alimenticios, beneficiando, sobre todo, a los más pobres.

“En la medida en que el sector productivo nacional refleje en sus inventarios los efectos de la apreciación de la moneda, también contribuirá a reducir los niveles de precios”, señaló.

Afirmó que su objetivo principal y crucial al frente del Banco Central es el control de la inflación, dado que la inflación es el peor de los impuestos y el más devastador de los flagelos económicos, porque es inmisericorde que afecta mayormente a los ciudadanos que viven de ingresos fijos o que sobreviven con muy bajos ingresos.

También tratará de controlar los agregados monetarios para garantizar la estabilidad macroeconómica, prerrequisito para un crecimiento sano y armónico de la economía.

Anunció, asimismo, como parte de la estrategia de solución integral del déficit cuasi fiscal del Banco Central, la venta de todos los activos recibidos en dación de pago de las entidades bancarias sujetas a salvamento o en liquidación, los activos del Banco Central y los que podrían ser aportados por el gobierno, con la finalidad de disminuir el balance de los valores en circulación.