Ingeniero mata uno de dos presuntos asaltantes

http://hoy.com.do/image/article/484/460x390/0/7E8D2F91-C86D-40B2-9CB6-0FE316BA196C.jpeg

La Policía Nacional informó que uno de dos presuntos delincuentes resultó muerto anoche en medio de un enfrentamiento a tiros con un ingeniero de 37 años que los sorprendió asaltando a un ciudadano, en la calle 4 de Agosto, del sector Vietnam, en Los Mina, Santo Domingo Este.

La institución del orden dijo que el presunto asaltante, identificado sólo como Yunior, falleció mientras recibía atenciones médicas en la sala de emergencia del Hospital San Lorenzo, a causa de heridas de bala en distintas partes del cuerpo, ocasionada por Eduardo Florentino García, quien a su vez había sido asaltado momentos antes por el hoy occiso y su acompañante, en el sector Cancino Primero.

La Policía dijo que Florentino García había sido asaltado a las 5:30 por los dos hombres que a bordo de una motocicleta le arrebataron su cadena cuando se encontraba frente a su vivienda de la calle Fray Bartolomé de las Casas, en el sector Cancino I, lavando su vehículo.

El informe preliminar refiere que posteriormente a las 8:00 de la noche Eduardo sorprendió a los dos presuntos atracadores despojando a una persona de sus pertenencias en la calle 4 de Agosto esquina Fausto Maceo, frente a Wáscar Súper Fría.

En esa circunstancia Florentino García acudió en defensa del ciudadano, lo que originó un enfrentamiento a tiros en el que cayó mortalmente herido Júnior, quien falleció horas después en el referido centro asistencial, mientras que su compañero emprendió la huida.

Un informe policial precisa que Florentino García utilizó una pistola Smith and Wesson, calibre nueve milímetros que porta de manera legal mediante licencias de porte y tenencia de arma de fuego para enfrentar a los alegados asaltantes.

En tanto, el cadáver de Junior fue enviado al Instituto Nacional de Patología Forense para los fines correspondientes.

En el lugar de la escena la Policía encontró 15 casquillos, calibre nueve milímetros, así como una pistola Carandai, con la numeración no legible.

La Policía profundiza las indagatorias de ese hecho sangriento para establecer responsabilidades y someter a la justicia a los responsables.