Ingenieros esperan pago de obras

http://hoy.com.do/image/article/20/460x390/0/C3B4F5DC-8CDB-4C70-99BE-1DF1F0ED3D56.jpeg

Los contratistas de las obras de los XIV Juegos Panamericanos clamaron ayer al presidente Hipólito Mejía por una respuesta sobre el pago de la deuda de 800 millones.

Los ingenieros expresaron que esperan con ansiedad la respuesta a la solicitud que le hicieran al presidente Mejía durante una reunión celebrada en el Palacio Nacional el pasado día 5 de marzo, sobre la forma en que debe hacerse el pago de la deuda.

En esa oportunidad el presidente Mejía prometió a los contratistas que le daría una respuesta en 10 días, pero eso no ha sucedido hasta el momento.

Los ingenieros declararon que todavía no han recibido siquiera una llamada para indicarle cuándo recibirán la respuesta a su solicitud.

Agregaron que mientras tanto la situación de los contratistas de los Panam se sigue complicando, pues cada día reciben más presiones por parte de los suplidores y sus acreedores.

“Cada día recibimos más intimaciones de pago por parte de los suplidores, así como sometimientos por falta de pago de los obreros que trabajaron en las obras”, expresaron.

Manifestaron que “como estamos en el aire, no sabemos siquiera qué responderle a los suplidores y obreros con los cuales tenemos deudas”.

En el encuentro del pasado día cinco, el presidente Mejía propuso a los ingenieros cubrir la deuda realizando un pago mensual durante cinco meses.

Empero, los profesionales de la construcción solicitaron al mandatario que se hiciera en uno o dos pagos, utilizando, incluso, cartas de crédito, por la crítica situación que están atravesando.

“Hoy hacen 17 días de esa reunión y nuestra situación empeora cada día que pasa sin que recibamos ninguna respuesta”, manifestaron.

Indicaron que lo que pudieron haberse ganado con su trabajo en las obras ya lo perdieron, por la devaluación de la moneda y el pago de intereses.

La lucha es ahora -sostuvieron los ingenieros- por cobrar lo que nos adeudan para poder cubrir nuestros compromisos con los suplidores, bancos y empleados.