Ingredientes de un plato indican quiénes somos

Ingredientes de un plato indican quiénes somos

Yanet Acosta, quien durante los días 22 y 23 de junio agotó los talleres sobre “Crítica gastronómica” y “Gastroficción”, instó al público asistente a “desarrollar la curiosidad de preguntarse ante cada plato, el origen de sus ingredientes y cómo estos se relacionan con otras culturas del mundo”. “En la crítica y la ficción gastronómica es básico tener en cuenta la historia y geografía de los ingredientes”, agregó.

Estas jornadas organizadas por la Fundación Sabores Dominicanos, finalizaron tras una serie de eventos y visitas por los medios de comunicación encabezados por la escritora española Yanet Acosta, quien vino al país “a despertar esa curiosidad por el conocimiento y a ofrecer herramientas para que se haga una divulgación gastronómica profesional”.

Acosta inició su participación de cara al público el pasado martes al dictar la conferencia magistral “La gastronomía y el periodismo como herramientas para construir una marca país”, que tuvo como contraparte dominicana a Luis José Chávez, presidente de la Asociación Dominicana de Prensa Turística ( Adompretur).

El miercoles 22 impartió a periodistas, blogueros, chefs, estudiantes de hotelería y profesionales vinculados a este tema, el taller sobre “Crítica gastronómica”. Acosta inició dicho taller afirmando que “La formación es vital, ya que la función que desempeña el periodista gastronómico es de guía alimentario”, y agregó que usando como herramientas los diferentes géneros periodísticos, “quien asume el reto de escribir sobre la cultura culinaria debe tener un paladar exquisito, el cual -dice-, puede entrenarse. Debe además ser una persona con principios éticos”. El periodista gastronómico debe ofrecer información con fondo, profundidad y aportar conocimientos usando como herramientas los diferentes géneros periodísticos, entre los que desglosó: la crónica, el reportaje, la entrevista, la reseña, la columna de opinión, las guías gastronómicas y la crítica gastronómica, de la cual destacó “es un género muy literario y en el que se tiene más implicación sobre lo que se escribe”. A diferencia de otros géneros, “una buena crítica gastronómica debe incluir descripción, no solo del plato, sino también del ambiente, del restaurante y los demás comensales. Requiere además de contextualización de la tendencia del chef o el restaurante, información sobre el origen e historia de sus ingredientes, una interpretación del plato según su propio juicio, y finalmente un juicio o valoración del mismo”, puntualizó Acosta. Por otro lado, en el taller de Gastroficción, analizó los diferentes géneros literarios que han servido de inspiración para el desarrollo la ficción gastronómica o “gastroficción”, en la que entran el cuento, la novela, el relato y el microrelato.