Inician eliminación de cultivos hospederos de la mosca blanca

http://hoy.com.do/image/article/203/460x390/0/63BBE782-1227-44D2-8C06-0F64C8FCB25D.jpeg

La Secretaría de Agricultura, junto con los productores y las agroempresas comenzó a aplicar la veda en más de 45 mil tareas de los cultivos hospederos de la mosca blanca en las regiones Sur, Suroeste, Norte y Noroeste del país.

La acción cumple con la resolución de Veda 36/2005, emitida el 30 de junio de este año por Agricultura, la medida tomada por consenso con todos los actores que intervienen en la producción, comercialización e industrialización de los rubros en veda.

El período de veda, que inicia el primero de julio hasta el 30 de septiembre en algunas zonas, abarca los cultivos de tomate industrial, berenjena, habichuelas, melón, sandía, pepino, molondrón, ajíes, auyama, algodón, tabaco, musú, calabaza, cundeamor calabacines y otros que sean comprobados como hospederos de la mosca blanca.

El inicio del operativo de eliminación de cultivos hospederos de la mosca blanca se realizó en Azua, en la parcela del productor Luís Emilio Torres Ruiz (Luís Carmela), ubicada en el Proyecto 4, de YSURA, donde se eliminaron 30 tareas de berenjenas.

Torres Ruiz se mostró de acuerdo con la medida, la cual según dijo, debe mantenerse vigente porque ha sido positiva en la mejoría de la sanidad agropecuaria del valle e incrementa los ingresos del productor.

En la actividad estuvieron presentes los ingenieros Juan Alipio Domínguez Díaz, Subdirector Regional de Agricultura; Santiago Echavarría de Linda; Carlos Ramírez de (La Famosa); Wilfredo Figueres, encargado del Centro de Servicios de Mecanización Agrícola (CESMA); Esmélin Sánchez, encargado de la zona agropecuaria de Azua; Julio Morel, encargado del Programa de Sanidad Vegetal, de la zona agrícola de Azua y Juana Boyer, encargada de la Unidad de Producción del Proyecto YSURA

El Ingeniero Félix García, Presidente de AFCONAGRO y los demás miembros Directivos de esa entidad y funcionarios del área agropecuaria destacaron los esfuerzos que realiza el Secretario de Agricultura, ingeniero Amílcar Romero, en la implementación de las medidas fitosanitarias en la agropecuaria.

Ponderaron los resultados positivos de la veda en los cultivos hospederos de la mosca blanca, programa establecido tras llegar a un consenso entre representantes de los productores, de asociaciones y federaciones, agroempresarios y funcionarios de la cartera agrícola.

Asimismo, el ingeniero Augusto Villar, director regional del Programa Manejo Integrado de Plagas (MIP), explicó que los referidos cultivos son eliminados para reducir los riesgos de daños por efectos de la mosca blanca y las enfermedades virales.

Informó, asimismo, que en las regiones Norte-Noroeste, Sur Central, Sur y Suroeste del país serán eliminadas más de 40 mil tareas de cultivos hospederos de la mosca blanca, los que en su mayoría ya cumplieron su ciclo vegetativo.

Informó que en Azua, hay 11 mil 300 tareas; en Baní 2 mil 500; Barahona, 4 mil 500 y en San Juan de la Maguana y Elías Piña más de 17 mil tareas al igual que en la Línea Noroeste.

Indicó que el proceso de eliminación de los cultivos hospederos de la mosca blanca se ejecuta cada año con logros positivos, gracias a un esfuerzo conjunto de la Secretaría de Agricultura, la Asociación de Fabricantes de Conservas del Agro (AFCONAGRO), que agrupa a las empresas procesadoras de tomate Linda, Victorina, Famosa y Jajá; la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD); las Federaciones de Productores FEPROCA y FECAINMAT, el Instituto Agrario (IAD), el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI) y la Junta de Regante.

IMPACTO ECONOMICO

Desde el año 1988 al 94, el insecto plaga mosca blanca (Hemisia Tabaci) y las enfermedades virales TYLCV, causaron graves daños en los cultivos de Tomate, Melón, Berenjena, Pepino, Ají de todo tipo, Sandía, Molondrón, Algodón, Musú, Cundeamor, Calabaza, Calabacines y habichuelas y otros, ocasionando pérdidas de gran impacto económico, político y social, afectando de manera directa a pequeños, medianos y grandes productores en el Valle de Azua.

Durante seis años, esta plaga y las enfermedades virales afectaron todas las actividades agrícolas de la llanura de Azua: reduciendo las áreas de siembra.

Producto de esa situación, es en Azua donde se analizó la situación fitosanitaria creada por esa plaga y se logró la integración de todos los sectores e instituciones, lo que dio origen a todo un proceso de búsqueda de soluciones.

Se realizaron diversas investigaciones sobre el control químico, etológico, biológico, cultural y legal, lo que permitió la implementación de un paquete de Manejo Integrado de Plagas.

Con esa acción se ha logrado sanear la llanura, recuperado las áreas de siembra de los cultivos hortícola, mejorando los rendimientos de la producción en calidad y cantidad, y normalizar estabilidad del movimiento económico, político y social de esta región y en el país.

Este paquete técnico se basa se basa en las medidas de tipo legal cuarentenaria, contenidas en la Resolución 36/2005, de la Secretaria de Estado de Agricultura.

¿QUE ES LA VEDA?

La veda es un período en el cual no está permitida la siembra

de los cultivos hospederos de la mosca blanca, virosis y otras plagas en zonas tradicionales de estos rubros, con lo que se logra romper el ciclo biológico de la mosca blanca, transmisor de las enfermedades virales, y bajar las poblaciones virulentas.

La implementación de la veda es reforzada por los operativos de eliminación de los cultivos, durante el período Julio -Septiembre, de cada año, además de una amplia campaña de capacitación y divulgación, dirigida a los técnicos y productores, que se inicia desde el mes de marzo, hasta septiembre.

El contenido de esta resolución Número 36/2005, de veda agrícola, está respaldada por la Ley 4990, de Sanidad Vegetal de la Secretaría de Estado de Agricultura.

LA MOSCA BLANCA

La Mosca Blanca, cuyo nombre científico es Bemisia Tabaci, es un insecto que chupa las sustancias alimenticias del follaje, reduciendo el crecimiento de las plantas y provocando que los frutos se tornen amarillentos. Además, es vector del virus TYLCV.

La mosca blanca proviene de países como La India, Asia y Africa. Fue detectada su presencia en República Dominicana en el año 1975, siendo el valle de San Juan de la Maguana donde comienza a causar daños a partir de 1978, atacando especialmente el cultivo de la habichuela. Es a partir del 1988 cuando se declara como plaga de cuidado económico, por causar pérdidas millonarias a pequeños, medianos y grandes productores en el Valle de Azua.

El adulto es de color blanquecino amarillento, siendo el macho algo más pequeño que la hembra y sólo tiene de vida alrededor de 13 días. La hembra tiene una duración de 61 días promedio, pone sus huevos en la parte de abajo (envés) de las hojas medias de las plantas, pudiendo realizar hasta 6 posturas de alrededor de 350 huevos cada una, con la particularidad de que sus huevos son fértiles sin la necesidad del macho. Estos huevos eclosionan (salen) entre 12 y 18 días, según la temperatura sea alta o baja.

En el invierno, el ciclo de la mosca blanca se prolonga entre seis y ocho días, razón por la que la mayor población de este insecto se encuentra para esta época, y por lo tanto, causando un mayor daño a los cultivos.

La mosca blanca se convirtió en una plaga de incidencia económica en el cultivo del tomate, llevando posteriormente a plaga de desastre, con la aparición del Virus Amarillo de la Hoja del Tomate, (T.Y.L.C.V.), transmitido por dicho insecto, así como la causante de la desaparición de cultivos como melón, berenjenas y sandías, que ampliamente se sembraban en Azua, a finales y principios de los años 80 y 90.