Inician tratamientos de quimioterapia

http://hoy.com.do/image/article/32/460x390/0/84ED0E06-0B41-48BF-A420-784AA71790B3.jpeg

El centro de oncología de la clínica Abel González ha comenzado a ofrecer los tratamientos de quimioterapia, consistentes en medicamentos de poderosa resolución administrados por la boca o inyectados en vasos sanguíneos.

Como parte de su campaña educacional a la población, el centro –recién instalado- explicó que las drogas anticancerosas pueden utilizarse para curar la enfermedad, reducir el tamaño de los tumores antes de una cirugía o de la radioterapia, destruir células malignas que puedan haberse expandido a otras partes del cuerpo, aliviar los síntomas del cáncer y para controlar el crecimiento de los tumores cuando no es posible curar al paciente.

Algunas drogas anticancerosas se toman por la boca en forma de píldora, cápsula, tableta o liquido. Otras se inyectan rápidamente con una aguja en una vena, arteria o cavidad del cuerpo. Lo más frecuente es que las drogas anticancerosas se administran por suero utilizando un tubo especial llamado catéter, el cual se coloca en una vena grande y se deja allí mientras sea necesario. Las drogas penetran a la corriente sanguínea y recorren el cuerpo para destruir células cancerosas dondequiera que estén creciendo.

El centro de oncología de la clínica Abel González, ubicado en la avenida Independencia, en el sector capitalino de Gazcue, explicó que muchas veces se dan combinaciones de drogas anticancerosas debido a que funcionan mejor conjuntamente en vez de solo una droga. Cada una de las drogas actúa de su propia manera para detener el ciclo de crecimiento. La duración del tratamiento depende del tipo de cáncer, de las drogas que se utilicen y de cómo responde el cuerpo de la persona a dichas drogas. Algunos medicamentos se dan durante cierto tiempo, con etapas de descanso para que el paciente se recupere de los efectos colaterales. Los tratamientos pueden continuar durante muchos meses.

Los efectos colaterales de la quimioterapia, así como su gravedad, varían según el paciente. Los más comunes son náuseas y vómitos, pérdida del pelo, fatiga, disminución de los glóbulos blancos, mayor susceptibilidad a las infecciones, al desangramiento  y a las magulladuras.

El centro oncológico de la clínica Abel González de la avenida Independencia está ofreciendo en su primera etapa, consultas, quimioterapia, cirugía y pruebas de laboratorio y de imagenología.