Inquietud alemana por el papel del BCE crece

El ministro de Economía de Alemania,   Wolfgang Schaeuble,  guarda recelo sobre la amenaza del BCE

Los legisladores del partido de Angela Merkel critican las políticas del Banco Central Europeo en momentos en que el partido alemán anti-euro gana apoyo en vísperas de las elecciones europeas de la semana que viene.

El recelo del ministro de Economía Wolfgang Schaeuble sobre la amenaza del BCE de realizar compras ilimitadas de bonos y la advertencia de Merkel sobre una “calma engañosa” en los mercados financieros son las últimas señales de que las autoridades y economistas alemanes no quieren descartar el riesgo que aún genera la crisis de deuda para los contribuyentes.

En tanto las encuestas indican que Alternativa para Alemania, el partido anti-euro, podría obtener hasta un 7 por ciento en las elecciones alemanas para el Parlamento Europeo el 25 de mayo, los miembros de la Unión Demócrata Cristiana de Merkel en el Bundestag, o cámara baja, cuestionaron los fundamentos de la promesa que efectuó en julio de 2012 el presidente del BCE, Mario Draghi, de hacer “todo lo que haga falta” para salvar el euro.

“El Bundestag por cierto vería con gran preocupación el abrir el camino a compras ilimitadas de bonos por parte del BCE”, dijo telefónicamente Norbert Barthle, portavoz de presupuesto de los demócratas cristianos en el parlamento. “En aquel momento, dije que el BCE estaba creando una fuerte dependencia de las decisiones políticas” porque los legisladores de Berlín tendrían participación en el proceso si el banco central alguna vez decidiera que quiere comprar los bonos de un país de la zona euro como parte de un paquete de ayuda, señaló.

El rendimiento de los bonos de los países de la UE de España a Grecia se desplomó desde el anuncio de Draghi, atenuando la crisis de deuda que se propagó desde Grecia en 2010 pero suscitando críticas en Alemania, que se quejó de que el BCE corría el riesgo de rescatar gobiernos de manera ilegal.

Señal de Schauble. En abril, Schaeuble dio indicios de que Alemania no respaldaría a Draghi si tratara de activar el plan de compra de bonos de las Transacciones Monetarias Directas, que no se ha utilizado. El programa está siendo analizado por el tribunal superior de la Unión Europea después de que la corte constitucional de Alemania expresara dudas sobre su legalidad en una votación dividida el 7 de febrero.

“Le dije a Draghi: las TMD… no crearemos las condiciones previas”, dijo Schaeuble al responder preguntas del público en un evento que tuvo lugar en la ciudad occidental de Bielefeld el 30 de abril. “Sólo puede darse en forma unánime”.

“No se puede tender un puente entre la política financiera y la monetaria sin violar” las leyes de la UE, le dijo Schaeuble a Draghi.

La prima de rendimiento de los bonos españoles a diez años respecto de la deuda alemana similar, que había trepado a más de 6 puntos porcentuales antes de la promesa de Draghi, fue de 156 puntos básicos a las 15:57 en Berlín.