Insertan en mercado más 5,000 jóvenes vulnerables

director usaid

El programa Alerta Joven, de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), ha logrado insertar más de 5,000 jóvenes en empleos formales e instalar más de 400 microempresas, con una inversión de US$20 millones durante cuatro años.
El director de la USAID en el país, Arthur Brown, explicó que el sector privado ha jugado un papel fundamental en la colocación de esos jóvenes en el mercado laboral.
Precisó que el programa ha alcanzado más de 100,000 jóvenes que viven en los 500 barrios más peligrosos del país.
Señaló que el país tiene 600,000 jóvenes que no estudian ni trabajan, quienes son vulnerables ante la influencia de los grupos envueltos en situaciones de crimen y violencia.
El funcionario de Estados Unidos habló en la presentación de “Experiencias exitosas de empleo y emprendimiento con jóvenes en riesgo”, realizado en el hotel Embassy Suites by Hilton.
Unos 400 jóvenes, dijo, han instalado sus pequeños negocios como una alternativa de autoempleo.
Resaltó que jóvenes han dejado las actividades delictivas para aprender un oficio y se han insertado al mercado laboral.
Alerta Joven es un proyecto dirigido por la empresa Entrena en coordinación con 23 organizaciones socias.
En la actividad hablaron Rafael Piantini, del Parque Industrial Itabo PIISA-Haina, y Leonel Ng Bautista, del Banco Popular, quienes contaron sus experiencias empleando y apoyando el emprendimiento con jóvenes en riesgo de crimen y violencia.
El joven Bryan Cedeño narró la manera que salió de las garras de la violencia para insertarse al mercado laboral. Su testimonio de superación fue aplaudido por los presentes.

La directora del proyecto Alerta Joven, Saschia Seibel, resaltó que el éxito del programa radica en la segmentación de las estrategias desarrolladas acorde al público vulnerable.
Indicó que los diversos cursos técnicos vocacionales han sido facilitados en coordinación con las organizaciones socias como el Instituto de Formación Técnico Profesional (Infotep) y el Instituto Tecnológico de las Américas (ITLA).
Los jóvenes, manifestó, son captados de los 500 barrios más peligrosos del país en la zona del Corredor Duarte que va desde Boca Chica hasta Puerto Plata, lo que incluye el Gran Santo Domingo, Haina, Villa Altagracia, Bonao, La Vega, Moca y Santiago, entre otras demarcaciones.
Dijo que la pasantía es una vía excelente para la inserción laboral de los jóvenes.
Consideró que deben seguir las políticas públicas que permiten q ue los jóvenes vulnerables se integren al mercado laboral.