Insta incrementar lucha contra el Sida

POR LLENNIS JIMÉNEZ
El embajador de la Unión Europea, Dino Sinigallia, instó al gobierno y a los organismos internacionales a incrementar la lucha contra el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) y las infecciones causadas por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).

Llamó a la sociedad dominicana a participar en la prevención de estas pandemias.

“Tanto las autoridades nacionales e internacionales como la sociedad dominicana deben luchar seriamente contra esta enfermedad”, afirmó Sinigallia.

El informe de Desarrollo de las Naciones Unidas del 2004 indica que aproximadamente 88,000 vivieron en el país con VIH/SIDA a finales del 2003, en un grupo poblacional que incluyó a niños menores de un año y adultos de hasta 49 años.

Las declaraciones de Sinigallia están contenidas en una comunicación dirigida a este diario, en la que Jonathan Pitts, encargado de Comunicación de la Delegación Europea, aclara que por un error de lengua, el embajador se refirió a “malaria” y no a “VIH-SIDA” en la entrevista publicada el pasado 17 de mayo.

Pitts atribuyó la confusión del término al hecho de Sinigallia habla más de seis idiomas, incluyendo el inglés, el italiano, el francés, el español y el alemán, que es su lengua materna.

Pitts señala que hace la aclaración debido a que el VIH/SIDA es una enfermedad muy conocida, pero muy olvidada.

Refiere Pitts que el informe de Desarrollo de las Naciones Unidas del 2004 indica que la tasa de incidencia de VIH en adultos entre 15 y 49 años se estimó a finales del 2003 en un 1.7%.

OTROS INFORMES

Según otras cifras de las Naciones Unidas, se calcula que a finales de 2001 el número de personas que vivían con el VIH había aumentado hasta 40 millones de personas y que la mayoría no sabía que estaban infectadas.

Señala el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que la epidemia no ha logrado vencerse en ningún lugar del mundo, sino que casi todos los países fueron testigos de nuevas infecciones en el transcurso de 2001, y en muchas regiones la epidemia está literalmente fuera de control.

Explica el informe fechado ayer en Caracas, Venezuela y dado a conocer por la Internet, que más del 95% de las personas infectadas por el VIH viven actualmente en el mundo en desarrollo que, hasta la fecha, ha experimentado el 95% de todas las defunciones a causa del SIDA.

Los fallecimientos han correspondido en gran medida a adultos jóvenes que, en condiciones normales, se habrían encontrado en los años de máxima actividad productiva y reproductora.

Independientemente del parámetro de valoración que se utilice, el SIDA causa deterioro de la supervivencia infantil, derrumbamiento de la esperanza de vida, sobrecarga de los sistemas sanitarios, incremento de la orfandad o pérdidas para las empresas, por lo que se afirma que esta enfermedad nunca había constituido una amenaza tan grande para el desarrollo.

Según estimaciones del Programa de Naciones Unidas contra el SIDA (ONUSIDA), durante 2001 el VIH infectó cada minuto a casi 11 hombres, mujeres y niños de todo el mundo, equivalente a más de 5 millones de personas.

Se considera que una décima parte de las nuevas personas infectadas eran menores de 15 años, lo que eleva a 2,7 millones el número de niños que viven actualmente con el VIH. Se cree que la mayoría de ellos ha contraído la infección a través de su madre, antes o en el momento del parto, o como consecuencia de la lactancia materna.

Establece que aunque la transmisión materno-infantil puede reducirse proporcionando a las mujeres embarazadas seropositivas fármacos antirretrovíricos y alternativas a la leche materna, el objetivo último debería consistir en una prevención primaria eficaz, de forma que las mujeres jóvenes evitaran la infección.

El informe indica que mientras que en 1997, las mujeres representaban el 41% de los adultos infectados en todo el mundo, actualmente constituyen el 47% de todas las personas mayores de 15 años que viven con el VIH/SIDA.

Advierte que no hay indicios que vaya a revertirse esta tendencia a la igualación.