“Instrucciones superiores”

¿Quién impartió las “instrucciones superiores” que recibió la jueza Awilda Reyes Beltré para tomar las decisiones  que hoy escandalizan al país y estremecen el sistema de justicia? La revelación del doctor Mariano Germán Mejía, presidente del Consejo del Poder Judicial, de que la jueza suspendida que   dejó en libertad al regidor por Pedro Brand Erikson de los Santos, acusado de sicariato, justificó esa y otras decisiones  alegando que  recibió “instrucciones superiores” ha dejado en el aire esa pregunta, y por supuesto  también la necesidad urgente de que alguien asuma la responsabilidad de responderla. Lo ideal  hubiera sido que el presidente  de la Suprema Corte dijera  el pecado y también el pecador,  pero en la rueda de prensa que convocó al doctor Germán Mejía  se le vió  mas empeñado en dejar claramente establecido ante la opinión  pública que no fue quien  impartió esas instrucciones  que en cualquier  otra cosa, como si estuviera en posesión de informaciones que lo obligaran a   “ponerse alante” y a salvo  de las salpicaduras de un escándalo que, por sus implicaciones, podría hacer rodar muchas reputaciones. Y como el funcionario  judicial no dejó claro  si la magistrada Reyes Beltré identificó o no a la persona que le  bajaba línea, su culebreo solo ha servido para alimentar la hoguera de las especulaciones y la barajadera de nombres y filiaciones, lo que siempre pasa en un país donde todo el mundo cree que sabe de todo y opina y señala como quien se siente dueño absoluto de la verdad. Pero también afianza el convencimiento general  de que tal y como están las cosas, y a despecho de las investigaciones que se realicen, nunca conoceremos el nombre de quien impartió las “instrucciones  superiores” que han hecho caer tan bajo a la justicia dominicana.