Insurgentes iraquíes derriban helicóptero de EEUU

BAGDAD (AP).- Grupos de insurgentes derribaron un helicóptero estadounidense al oeste de Bagdad, pero no hubo heridos, dijeron el sábado los militares norteamericanos.

Mientras tanto, temerosos de quedar atrapados en medio de los enfrentamientos, algunos residentes dijeron que se sienten más inseguros un año después que Estados Unidos invadió Irak para derrocar a Saddam Hussein.

El helicóptero se estrelló el viernes cerca de Amariya, al sur de Faluya, dijo el brigadier general Mark Kimmitt, vicedirector de operaciones militares de Estados Unidos. Los insurgentes se mantienen activos el área.

“Ambos pilotos fueron rescatados sin heridas y las fuerzas custodiaron el sitio donde cayó la aeronave y terminaron con los esfuerzos de recuperación”, manifestó Kimmitt.

El viernes el portavoz militar en Bagdad Justin McCue dijo que un helicóptero realizó un aterrizaje por precaución en Amariya, a raíz de problemas mecánicos. Indicó que los dos pilotos sufrieron lesiones.

No quedaba claro de inmediato si Kimmitt se refería al mismo helicóptero que McCue.

Los insurgentes efectuaron el sábado cuatro ataques con morteros contra las oficinas de un partido político curdo en la ciudad de Mosul, al norte del país, pero no dieron contra su objetivo. En cambio, mataron a un conductor que pasaba por una calle aledaña, dijo el mayor Dara Abdelalah, policía iraquí.

Los guardias respondieron con disparos a los rebeldes, y tres miembros del partido político y un transeúnte resultaron heridos, manifestó.

Si bien gran parte de Irak se mantiene en una relativa calma, los ataques rebeldes a las fuerzas de la coalición y los atentados contra civiles son comunes en la capital y en áreas sunitas del norte y el oeste.

Además, atacantes suicidas han puesto su mira en los sectores de la población curda, al norte del país, y en la ciudad chiíta de Karbala, al sur de Bagdad.

El presidente estadounidense George W. Bush declaró el viernes que la caída de Saddam eliminó una fuente de violencia, agresión e inestabilidad en Medio Oriente.

Sin embargo, algunos residentes de Bagdad dijeron que se sienten más inseguros ahora que antes de la invasión estadounidense que comenzó el 19 de marzo del 2003.

El aniversario se conmemora el 20 de marzo debido a la diferencia horaria.

La situación de la seguridad es peor que hace un año atrás. No puedo sacar a mi familia durante las noches. Cuando camino en la calle, no se cuándo va a explotar una bomba que me matará”, manifestó Ammar Samir, joven de 26 años que trabaja en una empresa privada.

“Estábamos más seguros durante los tiempos de Saddam. Los estadounidenses no han conseguido aportar seguridad y prosperidad a la población iraquí”, sostuvo.