Integrantes de Aventura dicen que Juan Luis Guerra
es lo más grande

http://hoy.com.do/image/article/59/460x390/0/F20164BA-3808-4725-BCA1-9ACFB95AA673.jpeg

POR YULY ARROYO
Haber actuado en los más importantes escenarios del mundo no les ha quitado la humildad que demuestran los integrantes del grupo Aventura para expresar con mucha seguridad que Juan Luis Guerra es lo máximo en la música dominicana y que siempre tendrán que mirarlo de abajo hacia arriba.

A su arribo al país, procedentes de Montreal, Canadá, donde actuaron ante más de 15 mil personas, Anthony, Henry, Lenny y Max expresaron gran sorpresa y honor al encontrarse con el compositor dominicano en el Aeropuerto Las Américas y compartir con él algunas impresiones que los hace sentir muy orgullosos y halagados.

Las ansias de trabajo y de mejorar cada día sus producciones musicales son las prioridades, por esto expresaron su interés de grabar un disco o una canción con Juan Luis Guerra.

“Trabajaríamos con el maestro Juan Luis en lo que él quiera. Sería un gran honor y una experiencia inolvidable para nosotros”, expresó Anthony.

La perfección y hacer siempre lo que guste y llegue al público, es por lo que Aventura en cada producción da un paso adelante. Hacen fusiones novedosas, con géneros e instrumentos que hasta el momento les ha dado muy buenos resultados.

El cantante y compositor Anthony dijo que esas fusiones se notan mucho más en su reciente disco “Proyecto de Dios”.

“En este disco tenemos flamenco, reggaetón, rap, pop y un poco de rock, que con el género nuestro lo hace bien variado y le está gustando mucho al público”, agrega el cantante de “La boda”.

Aventura, que ha llevado su arte a mercados nunca antes explorados por la música dominicana, basa su éxito  al estilo de hacer sus temas. Los cantantes agradecen la confianza que deposita en cada disco su compañía Premium Latin Music y Franklin Romero, ya que nunca interfieren en el trabajo.

Lenny, arreglista y productor de Aventura, expresó que cuando se juntaron a cantar solo querían grabar un disco y que lo conocieran en su sector del Bronx, en Nueva York. El éxito es una gran sorpresa para ellos.

Henry, quien luce ahora un nuevo ‘look’, refirió que cada vez que visitan un país y ven como bailan y cantan sus temas, no se explican el fenómeno, pero dejó claro que a pesar de la fama tienen los pies sobre la tierra y en vez de creerse ídolos, siguen trabajando con más empeño cada día.

“Cuando no estamos en tarima, nos juntamos, vemos qué hay de letras, le ponemos música y le damos pa´lante. La comunicación es muy buena entre nosotros y todos los días nos reunimos a ver qué tiene cada uno”, agrega Max.

Anthony exhortó a los jóvenes cantantes a no dejarse llevar de la fama y el éxito, sino seguir trabajando para mantenerse hasta que el público escuche sus discos y los reciba.

EL CONCIERTO

El concierto que ofrecerá Aventura mañana a las 8:00 de la noche en la Fortaleza Ozama será el último de una serie que auspició la Secretaría de Estado de Turismo en un programa que promocionó el país en Europa, Estados Unidos, Canadá y América Latina y que tuvo a los jóvenes cantantes como embajadores y representantes.

El concierto presentado en más de 14 países traerá a la Torre del Homenaje baile, humor, cultura y sobre todo muchas canciones de todos sus discos. Los intérpretes dijeron que presentarán un show de sobrada calidad, con artistas invitados, sorpresas y donde predominará el respeto al público.  

En el encuentro con la prensa organizado por Turismo, el subsecretario Hans Dannenberg expresó su satisfacción por lo realizado por Aventura y reiteró que los muchachos se han convertido en ídolos y que acertaron al elegirlos para promocionar el país en el exterior.

Anthony al hablar en representación de sus compañeros, dijo sentirse agradecido porque Turismo los haya seleccionado para el programa de promoción que los llevó a plazas que ellos mismos no sabían que se escuchaba su música.

De su último disco se escuchan los cortes “La boda”, “La niña” y “Por un beso”. Del primero se grabó el video clip con  producción de Juan Basanta y la actuación de Celiné Toribio.