Intensa trifulca empaña la imagen de la NBA

http://hoy.com.do/image/article/34/460x390/0/DE033ECB-E4E9-4432-A3BA-3FF5E47AFFA6.jpeg

NEW YORK (AP).- La NBA suspendió el sábado por tiempo indefinido a cuatro basquetbolistas por su participación en una de las peores trifulcas en la liga, una pelea que el comisionado David Stern calificó de “chocante, repulsiva e inexcusable”.

Ron Artest, Jermaine O”Neal y Stephen Jackson de Indiana y Ben Wallace de Detroit fueron suspendidos por la pelea en que varias personas resultaron lesionadas.

La policía investiga el incidente pero no formuló comentarios hasta ahora.

Artest y Jackson corrieron a las gradas y pelearon con espectadores en el minuto final del juego con los Detroit Pistons el viernes por la noche, y la disputa obligó a dar por terminado el juego con la victoria de los Indiana Pacers por 97-82.

La pelea fue “chocante, repulsiva e inexcusable: una humillación para todos los que están vinculados con la NBA”, dijo Stern el sábado.

La liga dijo en una declaración que revisa las reglas y procedimientos de seguridad “para que los aficionados puedan seguir asistiendo a nuestros juegos sin la amenaza de episodios como los que ocurrieron anoche”.

Artest, O”Neal y Jackson  -todos los cuales lanzaron golpes contra espectadores- empezaban a cumplir su sentencia el sábado por la noche en que los Pacers tenían un partido como locales con Orlando. La suspensión de Wallace comenzará a cumplirse hoy con el partido como locales de los Pistons frente a los Charlotte Bobcats. El vocero de los Pistons, Tom Wilson, dijo el sábado que el equipo apelará a seguridad extra a partir de ese juego, con el doble de policías y un 25% más de personal de seguridad.

“Nuestra investigación está en curso y espero que se complete para mañana por la noche”, dijo Stern en su declaración.

Artest y Jackson se lanzaron contra los espectadores después que les arrojaron objetos. Otros espectadores que entraron en la cancha fueron golpeados en la cara por Artest y O”Neal.

Wallace empezó el incidente al empujar a Artest después que le cometieron infracción faltando 45.9 segundos.

“Esto demuestra por qué nuestros jugadores no deben entrar en las gradas, sean cuales fueren las provocaciones o comportamiento ponzoñoso del público que asiste a los partidos”, dijo Stern.