Intentan matar Alaui en Irak

http://hoy.com.do/image/article/204/460x390/0/8A35CF33-39FB-471D-BCA3-A341B8FF2434.jpeg

BAGDAD (AFP).- El primer ministro iraquí saliente Iyad Alaui salió indemne el miércoles por la noche de un intento de asesinato en Irak, donde los actos violentos se cobraron más de 30 muertos y 57 cadáveres de civiles aparecieron flotando en aguas del Tigris. Esta ola de violencia relegó a un segundo plano el anuncio de la presentación del nuevo gobierno iraquí, prevista el jueves.

“Alaui participó en una importante reunión sobre la composición del Gobierno y regresaba a su casa cuando un kamikaze se hizo saltar por los aires cerca del convoy que se aproximaba al puesto de control” que hay que cruzar para llegar al cuartel general de su partido y a su domicilio, declaró a la AFP su portavoz Thaer al-Naqib.

“Gracias a Dios el primer ministro está sano y salvo pero unos policías y guardaespaldas resultaron muertos”, añadió.

Un portavoz del ministerio del Interior dijo anteriormente que dos policías murieron y otro resultó herido en un ataque perpetrado a las 23h00 (19h00 GMT).

Por otra parte, los rebeldes asesinaron a 19 soldados iraquíes en la localidad de Haditha, en la provincia sunita rebelde de Al-Anbar.

Fueron interceptados cuando se dirigían en autobús a su base de Haditha (260 km al noroeste de Bagdad) y “llevados al estadio en el que fueron ejecutados”, declaró una fuente del ministerio del Interior, añadiendo que sólo sobrevivió uno de ellos.

La jornada comenzó con tres atentados con coche bomba en menos de dos horas en Bagdad en los que murieron dos civiles y otros 16 resultaron heridos.

El primero fue cometido a las 10H00 (06H00 GMT) contra un convoy del ejército estadounidense en el oeste de Bagdad y el segundo hora y media más tarde cerca de una comisaría en el barrio de Dura, en el sur de la capital, señalaron fuentes del ministerio del Interior y hospitalarias.

Al cabo de quince minutos fue perpetrado el tercero en Dura, al paso de una patrulla de la policía iraquí, añadieron.

Por su parte, el presidente iraquí Jalal Talabani anunció a la prensa el hallazgo de más de 50 cadáveres en el Tigris que corresponden a los rehenes desaparecidos en una región al sur de Bagdad.

Cincuenta y siete cuerpos de hombres, mujeres y niños fueron extraídos del Tigris, a unos 50 km al sureste de la capital, declaró un teniente coronel de la policía de Sueira. Esta noticia reavivó la polémica de Madaien, una localidad a 30 km al sureste de Bagdad.

El lunes, el ministro del Interior saliente Falah Nakib desmintió que insurgentes sunitas hubiesen capturado a unos 80 habitantes durante el fin de semana afirmando que se trataba de “rumores” para “suscitar un combate en la zona”.

Pero Talabani lo contradijo: “no es cierto que no ha habido rehenes, los hubo, los mataron y arrojaron sus cuerpos al Tigris del que fueron extraídos más de 50 muertos”.

Por otra parte, un grupo de desconocidos asesinaron a un camionero en el este de Bagdad y en el sur murieron tres iraquíes en un ataque de hombres armados.

Durante las últimas 24 horas, al norte de la capital, tres soldados iraquíes y un camionero turco resultaron muertos en actos violentos, señalaron el miércoles fuentes de seguridad.

Por último, un jefe tribal iraquí fue asesinado en su granja de Basora (sur), según una fuente policial.

El gobierno iraquí, formado por el chiíta Ibrahim Jaafari, será dado a conocer el jueves, afirmó Talabani, citado por la televisión pública Iraqia.